AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Baitoushan

Localización: 41.98ºN, 128.08ºE

Altura: 2.744 m.

Baitoushan o Changbaishan - China

El lago Tianchi, ocupa la caldera de 5 kilómetros de ancho por 850 metros de profundidad del volcán Changbaishan, conocido también como Baitoushan. Esta imagen muestra la parte norte en la zona de China, hacia el sudeste de la caldera en la zona Coreana. Una de sus explosiones más intensas, en el Holoceno, lanzó materiales volcánicos que llegaron hasta el norte de Japón (fotografía por cortesía de la Universidad de Changhun. Imagen: Xiang Liu. 1983).     

Baitoushan es un estratovolcán de gran tamaño, considerado extinto, localizado en el noreste de China, en la frontera con el norte de Corea. Se conoce también como Changbaishan, Tianchi o Baegdu.

Una de las erupciones más explosiones del volcán en el mundo tuvo lugar hace 10.000 años, en el año 20 a.C., y es conocida como la erupción de Baitoushan. Lanzó 30 kilómetros cúbicos de lava, casi la mitad que Tambora en 1815 a.C., o 3 veces la cantidad de Krakatoa en 1883.

Esta erupción provocó una lluvia de cenizas volcánicas en Japón y formó la caldera actual. Desde el siglo XV se han registrado algunas erupciones pequeñas, la última en abril de 1903.

De los 14 volcanes que hay en China, Baitoushan se considera el más peligroso de todos. Contiene un lago en su caldera de 5 kilómetros de ancho por unos 850 metros de profundidad, que podría afectar a la población cercana de Corea que cuenta con unos 100.000 habitantes.

Noticias


22 de septiembre de 2012

Según los datos obtenidos por parte de los científicos que monitorean el volcán, se ha constatado que se ha registrado un aumento de seísmos volcánicos en el volcán. De 1999 a 2002 y de 2006 a 2011, se han contabilizado 7 terremotos al mes usando 11 sismómetros. De 2002 a 2006, este ritmo aumentó a 72 terremotos al mes, llegando en noviembre de 2003 a los 243 movimientos sísmicos.

Los investigadores sospechan que este movimiento puede ser debido a una región ubicada a unos 5 kilómetros bajo la caldera del volcán, que está subiendo, lo que sugiere una intrusión de magma.

Las muestras de gases cercanos al volcán indican un incremento en el nivel de hidrógeno, dióxido de carbono, helio y gases nitrógenos, lo que podría estar relacionado con el magma. Además, la deformación del suelo muestra también un periodo de rápida expansión.