AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Mount Rainier

Localización: 46.85ºN, 121.76ºW

Altura: 4.392 m.

Rainier – Washington – Condado de Pierce -  Estados Unidos

El monte Rainier es un estratovolcán, ubicado en el condado de Pierce, a 87 kilómetros de la ciudad de Seattle, Washington. Se trata de la montaña más alta del cinturón volcánico de las Cascadas, con una altura de 4.392 metros por encima del nivel del mar.

Contiene 26 glaciares mayores y 93 kilómetros cuadrados de campos de nieve  y glaciares permanentes. Se trata del pico más glaciado en los 48 estados más bajos. Su cumbre contiene dos cráteres volcánicos, cada uno de más de 300 metros de diámetro, estando el cráter más grande al este superpuesto por cráter el oeste.

Algunas zonas de la parte superior del volcán contienen rocas alteradas hidrotermalmente, pero la mayoría de estas rocas se colapsaron hace 5.600 años formando un lahar masivo, conocido como Osceola Mudflow. Dos cráteres emanan vapores y no están erosionados, pero los glaciares grandes de la cumbre evidencian la juventud del volcán. Las erupciones y frecuencia de estas erupciones recientes indican que el monte Rainier es un volcán activo que entrará en erupción de nuevo.

Los glaciares son algunos de los rasgos geológicos más dinámicos en el volcán. Erosionan el cono volcánico y son fuentes importantes del caudal de varios ríos, algunos de los cuales proporcionan agua para generar energía hidroeléctrica y para el riego.

El tamaño de los glaciares del monte Rainier ha fluctuado significativamente en el pasado. Por ejemplo, durante la última edad de hielo, hace unos 25.000 o 15.000 años, cubrían la mayor parte de la zona que ahora está dentro de los límites del Parque Nacional del Monte Rainier.
Existe un pequeño lago de cráter, de unos 40 metros de longitud, 9,1 metros de anchura y 5 metros de profundidad, y ocupa la parte más baja del cráter al oeste. Sólo es accesible a través de cuevas.

Los ríos Carbon, Puyallup, Nisqually y Cowlitz nacen en glaciares epónimos del monte Rainier.

El monte está compuesto principalmente por flujos de andesita y dacita y ha entrado en erupción en numerosas ocasiones lanzando piedra pómez, aunque nunca con un volumen igual o con tanta frecuencia como las erupciones del monte Santa Helena.

Durante millones de años, el volcán ha entrado en erupción una y otra vez, alternando entre erupciones productoras de lava y erupciones explosivas. Las erupciones han almacenado capas de lava y escombros volcánicos, formando el cono que caracteriza los volcanes compuestos.

Desde la última edad glacial, varias docenas de erupciones explosivas diseminaron cenizas volcánicas y pumita en algunas zonas de Washington. La última erupción magmática tuvo lugar hace unos 1.000 años.

Además, el volcán se encuentra situado sobre una zona de subducción donde colisionan las placas continental y oceánica, provocando actividad geotermal y sísmica de forma frecuente.

Las mediciones de lava y cenizas volcánicas del monte Rainier muestran que los flujos de lava más recientes tuvieron lugar hace unos 2.200 años, y que los flujos piroclásticos más recientes fueron hace 1.100 años. A pesar de que durante el siglo XIX se ha informado de nubes negras en la cumbre, interpretadas por los observadores como erupciones pequeñas, no se han producido depósitos de cenizas volcánicas para confirmar esta actividad. La investigación científica de la piedra pómez esparcida confirma erupciones entre 1820 y 1850.

El volcán suele experimentar unos 20 seísmos de baja intensidad a lo largo del año, convirtiéndolo en el volcán más activo a nivel de seísmos del norte de la Cordillera norte (Cascade Range) después del Monte Santa Helena.

Se considera uno de los volcanes más peligrosos del mundo y debido a su gran cantidad de hielo glaciar, el monte puede llegar a producir lahares masivos que pondrían en peligro todo el valle del río Puyallup.

Su actividad eruptiva comenzó hace millones de años. Durante una de estas erupciones, hace 5.600 años, su parte más alta se derrumbó y formó un gran cráter abierto al noreste, muy parecido al del volcán de Santa Helena.

Las erupciones más recientes, datan de 1820 y 1854, pero testigos aseguran haber presenciado actividad volcánica en 1858, 1870, 1879, 1882 y 1892.

Rainier se encuentra cerca de una población de más de 3,3 millones de personas en el área metropolitana de Seattle Tacoma, y su sistema de drenaje vía el río Columbia impacta peligrosamente en otros 500.000 residentes del sudoeste de Washington y del noroeste de Oregón. Se trata pues de uno de los volcanes más peligrosos para la población si entra en erupción, aunque también son un riesgo las avalanchas de escombros.

Según el USGS, unas 15.000 personas viven en depósitos antiguos de lahar, procedentes del volcán.

Rainier mantiene gran cantidad de hielo, pero también se está debilitando por la actividad hidrotermal. Según un geólogo de una empresa de Geología del estado de Washington, una repetición de la avalancha famosa quel volcán destruiría Enumclaw, Orting, Kent, Auburn, Puyallup, Sumner y todo Renton. Incluso destruiría partes de Seattle, provocando tsunamis en el Estrecho de Puget y el Lago Washington.

El volcán se está comportando como lo ha estado haciendo a lo largo del último medio millón de años, por lo tanto, es muy probable que siga entrando en erupción, creciendo y colapsándose. Cuando vuelva a entrar en erupción, la actividad volcánica podría afectar a toda la población que vive en los alrededores, así como a los que visitan el Parque Nacional de Rainier, también a quien sobrevuele el volcán. Además, tendrá un impacto en los recursos naturales, en el hábitat natural y de vida animal, así como en el agua potable y generación eléctrica.

 

Noticias


19 de julio de 2014

Científicos de la universidad de Utah, en los Estados Unidos, han determinado que el volcán Rainier, uno de los picos más importantes de América del Norte, entrará en erupción de nuevo, ya que se ha descubierto que hay magma subiendo hacia la superficie dentro del volcán. Sin embargo, como es habitual, desconocen la fecha en la que tendrá lugar este acontecimiento.

Por otra parte, al descubrirse cómo tendrá lugar, los científicos se muestran atentos a cualquier indicio que pueda mostrar su erupción.  Midiendo cómo la Tierra conduce electricidad y ondas sísmicas, están trazando el mapa del magma en el interior del volcán, con una imagen directa del proceso por el que se derrite y se almacena en la cámara magmática preparada para una erupción.

Desgraciadamente, a pesar de ello, según indica el Geofísico del Instituto de Energía y Geociencia  y Departamento de Ingeniería Civil y Medioambiental, no disponen de información sobre la fecha en la que tendrán lugar erupciones en el futuro.

La cámara magmática del volcán no se encuentra exactamente bajo el volcán, sino al noroeste del mismo y se cree que aproximadamente se ha derretido un 30% del magma que contiene.