Encontrarás todo lo que necesites Página Principal de AlertaTierra.com

EL DÍA DESPUÉS DE MAÑANA

Carátula de la película El Día Después de Mañana. 2004

         Destacando por sus efectos

especiales, El día después de

mañana , maneja eventos que bien

podrían formar parte de nuestro

presente actual y los complica hasta

aumentarlos en un corto espacio de

tiempo.

         En la película, un meteorólogo

intenta encontrar el camino para salvar

al mundo de un cambio drástico

debido al calentamiento global.

 

El día después de mañana

Además, debe llegar hasta su hijo, que se encuentra en Nueva York porque ya está comenzando una nueva era glacial.

Fotograma de la película “El día después de mañana”

Fotograma de la película “El día después de mañana”. Copyright 20th Century Fox.

Título original: The Day After Tomorrow

Título en español: El Día Después de mañana

Año de estreno: 2004

Dirigida por: Roland Emmerich

Música: Harakd Kloser y Thomas Warker

Créditos escritos: Roland Emmerich y Jeffrey Nachmanoff

Nacionalidad: Estados Unidos

Género: acción y drama.

Actores: Dennis Quaid, Jake Gyllenhaal, Emmy Rossum.

 

 

 

Página oficial de la película: www.thedayaftertomorrow.com/

Lugares de filmación:

  • Canadá

  • Los Ángeles, California – USA

  • Washington, District of Columbia – USA

  • El Paso, Texas – USA

  • Montreal, Québec, USA

  • New York City, New York – USA

  • Biblioteca Municipal de Nueva York – Quinta Avenida y Calle 42, Manhattan, New York City, New York – USA

  • Toronto, Ontario, Canadá

  • Yuca y Vine, Hollywood, Los Ángeles, California - USA

         Sin embargo, a pesar de las imágenes que se pueden apreciar en la gran pantalla, gracias a esta película se vertieron muchas críticas por parte de científicos, políticos y parte del público. La nueva película de Hollywood se consideró exagerada y demasiado negativa.  Sus efectos especiales dejaron a más de uno anclado a su asiento observando cómo el mundo iba a la deriva por culpa del calentamiento global. Sin embargo, incluso hoy se siguen escuchando las voces de sus detractores negando la posibilidad de que algo similar pueda suceder.

         Si nos paramos a analizar la película, quizás nos podamos encontrar alguna que otra sorpresa. La primera imagen impactante que observamos, es la de un enorme iceberg rompiéndose en la Antártida y navegando a la deriva.

MODIS, imágenes del Satélite Terra de la NASA, Centro de Datos Nacional sobre Nieve y Hielo y la Universidad de Colorado.

         Animación real a color de los eventos de enero, febrero y marzo de 2002, grabados por el sensor del satélite MODIS de la NASA, mostrando el glaciar Larsen B de la Península Antártida y su derrumbe.

         En el verano de 2002, los científicos realizaron un extenso trabajo de documentación acerca de la desintegración del glaciar Larsen-B, que era del tamaño de Rhoe Island y cuyo colapso en menos de tres meses en la Península de la Antártida resultó toda una verdadera sorpresa para todos, no sólo por la rapidez con la que se rompió el iceberg (31 días), sino también por su considerable extensión.  Una pared de 700 kilómetros cuadrados de hielo había arrojado a las aguas del mar de Wedell más de 500.000 millones de toneladas de hielo.

Glaciar Larsen B

         El viaje del iceberg, desde entonces hasta ahora, continúa siendo toda una odisea y un peligro por flotar sin rumbo fijo, por irse rompiendo en pedazos y por ser capaz de causar una colisión sin precedente en la historia.

Glaciar Larsen B

Imagen vía satélite del 1 de febrero de 2005, del Centro Nacional/Naval de Hielo realiza al iceberg Larsen B que se ha ido desprendiendo en partes.

Fractura en el glaciar de Larsen-B. Fuente: La Nación

         En un principio, los científicos pensaron que este hecho aislado no tenía la menor repercusión sobre los glaciares de la Península, sin embargo, en ausencia de la barrera de Larsen B, los cinco glaciares adyacentes perdieron hasta 38 metros de altura en los seis meses posteriores al colapso.

         Según científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), el calentamiento global y el hecho de que los milenarios glaciares se derritan,  contribuirán a un grave efecto en la Tierra: el aumento del nivel del mar.

         Ya es suficientemente grave el hecho de que el glaciar se haya desprendido y que el iceberg se encuentre roto en pedazos, sin embargo, en el caso de que llegara a flotar, el aumento del nivel del mar podría alcanzar los 6 metros

Fractura en el glaciar de Larsen-B
         En enero de 2005, el iceberg estaba flotando en el Mar de Ross. Sin embargo, al parecer disminuyó su velocidad y esto evitó una peligrosa colisión. Posteriormente, en abril de 2005, la Agencia Europea Espacial (ESA) advertía de que los mapas de la Antártida debían ser modificados. Desgraciadamente, la colisión del Larsen B15A tuvo lugar el 15 de abril de 2005. Como consecuencia de ello, una sección de 5 kilómetros de largo se quebró. Desde entonces, Larsen B ha seguido quebrándose en pedazos. Los tamaños varían, algunos tan extensos como las Islas Gran Caimán. Uno de los iceberg consta de cerca de 3150 kilómetros cuadrados, una superficie mayor que la de Luxemburgo.

         Según el equipo del Profesor Eugene Domack, del Hamilton College de Clinton (Estados Unidos), este tipo de desprendimientos no se ha registrado en la historia del hombre, es decir, nunca antes en el actual período interglaciar (los últimos 10.000 años).

         Volviendo al tema principal de la película, ésta consideraba el calentamiento global como causante del cierre del mayor canal de transporte de aire en el Atlántico Norte, causando infinidad de desastres en el mundo.

         Si bien parece ser que muchos científicos no están dispuestos a admitir la posibilidad de que el clima de la Tierra esté cambiando drásticamente, no hay que ignorar las evidencias que demuestran que el clima en la Tierra, a lo largo de su historia, de forma reiterada, ha cambiado de forma abrupta y drástica en el pasado y, por lo tanto, es capaz de hacerlo nuevamente en cualquier momento futuro.

         Estas pruebas físicas (fósiles) demuestran que el clima de la Tierra puede dar un giro brusco en tan sólo una década, estableciendo premisas nuevas. Además, estos cambios no tienen por qué afectar a todo el planeta. Una zona puede sufrir un intenso enfriamiento y otra zona todo lo contrario, con temperaturas elevadas.

         Un informe emitido en el año 2002 por la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos (NAS) mencionaba que: “Evidencias sugieren que los cambios climáticos abruptos no sólo son posibles, sino que – sin duda – tendrán lugar en el futuro, con un extenso y potencial impacto sobre los ecosistemas y las sociedades”.

         En cuanto al sistema global de circulación oceánica ya existen pruebas que demuestran algunos cambios que ya están teniendo lugar en el Atlántico Norte y los científicos los están investigando.

         El cierre de este Transportador Oceánico supondría cambios drásticos, tanto en el océano como en la atmósfera. Es decir, en la circulación del aire frío y caliente, los iceberg, el nivel del mar, desastres naturales, etc. Sin embargo, los científicos de esta Institución Oceanográfica, en su informe de 2002,  no creen que este canal de transporte deje de funcionar ni tampoco que produzca una nueva era glaciar en la Tierra como expone la película.

         En la película, un potente huracán se acercaba procedente del Ártico, congelando a las personas con vientos glaciales. Esto no es para nada posible. En primer lugar, no hay que olvidar que los huracanes cogen fuerza donde hay calor y que esto sucede en las aguas oceánicas que están templadas. Para nada pueden formarse en el Ártico como se podía visionar en el Día Después de Mañana . Aunque los patrones podrían cambiar.

Transportador Oceánico

El sistema global de circulación oceánica, también llamado el Transportador Oceánico, hace precisamente eso, transportar el calor por el planeta. Las zonas en blanco representan corrientes de superficie calientes, las zonas de color púrpura, representan las corrientes frías (Ilustración realizada por Jayne Doucette del WHOI Servicios Gráficos)

Huracán Wilma

Fotografía por satélite del huracán Wilma (2005) cuando alcanzó tierra.

         La tormenta que azota Nueva York, sumerge la ciudad bajo una enorme ola. Una ola que tiene una gran similitud a la de un tsunami, pero que, en la realidad, es causado por un maremoto o por un desprendimiento de tierras.

         El calentamiento global también causa un incremento en el nivel del mar. Puede suceder como un aumento gradual o rápido.

         El nivel del mar en la actualidad sube 2 milímetros por año. Esta cifra podría incrementarse hasta llegar a los 5 a 8

milímetros por año. El calentamiento global hace que el agua se expanda en volumen mientras se calienta y su expansión termal da como resultado un aumento de su nivel.

         La película plantea un cambio de temperaturas drástico. Nueva York cambia en tan sólo unas horas,  pasando de una temperatura ambiente  - más o menos -agradable, hasta una temperatura extrema bajo cero. El cambio climático en la realidad puede modificar las temperaturas en diferentes partes del planeta, pero  - según los científicos – nunca de forma tan rápida como se presenta en la película.

         La realidad quizás llegue a superar la ficción. En el 2005 ya se comenzaron a experimentar cambios climáticos importantes e históricos.

         Varias olas de frío polar en Europa, una de ellas en diciembre de 2005 causó once muertos y colapsó las comunicaciones.  Algunos aeropuertos tuvieron que cerrar y los atascos en las autopistas se convirtieron en kilométricos. Los gobiernos de varios países incluso tuvieron que recomendar no salir de viaje a no ser que fuera estrictamente necesario.

        Suiza registró una de las temperaturas mínimas histórica alcanzando los 35 grados bajo cero.

        Ese mismo mes en el 2005, varias zonas de España (Guipúzcoa y Vizcaya) sufrieron los cambios drásticos en las temperaturas en unas pocas horas. Algo que, en un principio, se pensaba que no era posible.

        El aumento brusco de las temperaturas provocó el deshielo de la nieve acumulada durante los últimos días, con el consiguiente riesgo de desbordamiento de varios de sus ríos, provocando inundaciones en locales y carreteras.

         Desgraciadamente, los científicos que investigan los cambios abruptos que están teniendo lugar en el clima y los eventos que causan, todavía no saben lo suficiente como para saber predecirlos.

Ola de frío polar en Europa

Ola de frío polar en Europa. Diciembre de 2005.

         Esta aclaración hace suponer que, en realidad, no saben lo que podría suceder y que el futuro no está nada claro.

Bibliografía:

  • El día después de mañana. Ficción y Realidad (página en inglés) www.dayaftertomorrowfacts.org/

  • Venta de películas en línea (página en inglés) www.amazon.com

  • Películas de cine (página en francés www.cinemovies.fr

  • Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo (página en inglés)   //nsidc.org

  • Ciencias Vivas, el Medio Ambiente (página en inglés) www.livescience.com

  • Diversidad Biológica en la Tierra. www.prodiversitas.bioetica.org

  • Instituto Oceanográfico de Woods Hole. BASC. Board on Atmospheric Sciences and Climate (página  en inglés) www.whoi.edu

  • Antena 3 Noticias. www.antena3noticias.com

El día después de mañana- AlertaTierra

Copyright © 2005-2013 - AlertaTierra.com - Reservados todos los derechos - Politica de privacidad

 

Valid XHTML 1.0 Transitional

ir al principio de la página