AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Caldera de Long Valley, California, Estados Unidos

La Caldera de Long Valley es una depresión de forma ovalada de 15 por 30 km. ubicada 20 km. al sur de Mono Lake a lo largo de la zona este de Sierra Nevada en el este central de California.

Esta zona al este de California ha producido numerosas erupciones a lo largo 3 millones de años, incluyendo la erupción masiva que formó la enorme caldera hace 760.000 años.
 
Vista hacia el este cruzando por la parte norte de la Caldera de Long Valley. La Caldera se extiende hacia el este desde Glass Creek hasta Bald Mountain y Glass Mountain en la distancia. Las rocas volcánicas de ambas montañas erupcionaron antes de que tuviera lugar la erupción que formó la caldera (fotografía de S.R. Brantley. 29 de julio de 1998. Por cortesía del Observatorio de Long Valley).  

La Caldera de Long Valley es una depresión de forma ovalada de 15 por 30 km. ubicada 20 km. al sur de Mono Lake a lo largo de la zona este de Sierra Nevada en el este central de
California. Esta zona al este de California ha producido numerosas erupciones a lo largo de los últimos 3 millones de años, incluyendo la erupción masiva que formó la enorme caldera hace 760.000 años. La erupción más reciente tuvo lugar hace 250 años en Mono Lake, al norte de la cadena volcánica de cráteres de Mono-Inyo.
 
Vista de la cúpula volcánica (montañas cubiertas por árboles en el centro de la fotografía) mirando hacia el este-noreste desde la carretera de Mary Lake entre Mammoth Lakes y Lakes Basin. Glass Mountain es el punto alto al noreste de la Caldera de Long valley y las Montañas White se encuentran en la parte derecha de la imagen (fotografía: S.R. Brandley. 27 de julio de 1998, por cortesía del Programa de Investigación Geológica de Desastres Volcánicos de los Estados Unidos).

En mayo de 1980, una sucesión de terremotos fuertes, cuatro de ellos de magnitud 6.0, sacudieron el margen sur de la Caldera de Long Valley. Estos seísmos se asociaron con la subida en 25 cm. del suelo de la caldera. Estos eventos marcaron el inicio de un período de actividad que continúa hasta nuestros días y que incluye terremotos, la subida del nivel de la caldera, así como cambios termales y emisiones de gas.

En 1982, el Programa de Investigación Geológica de Desastres Volcánicos  de los Estados Unidos (USGS) incrementó su monitoreo y estudio geológico en la Caldera de Long Valley.
 
El propósito de este esfuerzo es el de aportar a la población y a las autoridades civiles la información más fidedigna posible sobre la naturaleza de los riesgos potenciales de esta actividad, así como para contar con el tiempo suficiente para avisar ante cualquier amenaza de erupción volcánica, en caso de darse esta situación. La mayoría, quizás todas las erupciones volcánicas están precedidas y acompañadas por cambios geofísicos y geoquímicas en el sistema volcánico. Los indicadores de la actividad volcánica incluyen un incremento de los movimientos sísmicos, la deformación del suelo y las variaciones en las emisiones de gas.