AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Caldera Volcánica Lago Maninjau

Localización: 0.19S, 100.12E

Altitud: 461,50 metros

Tanjung Raya – Distrito Agam - Oeste de Sumatra – Indonesia

La caldera-lago de Maninjau se encuentra en el Oeste de Sumatra, Indonesia.

La caldera se formó por una erupción volcánica que se calcula tuvo lugar hace unos 52.000 años. Los depósitos de la erupción se encontraron en un radio de 50 kilómetros al este, 75 kilómetros al sudeste y al oeste. Se calcula que se depositaron sobre unos 8.500 kilómetros cuadrados y que tuvieron un volumen de 220-250 km³.

La caldera tiene una extensión de 20 kilómetros y una anchura de 8 kilómetros. El Lago Maninjau cuenta con una zona de 99,5 kilómetros cuadrados, aproximadamente de 16 kilómetros de largo por 7 kilómetros de ancho. Su profundidad es de unos 105 metros, con un nivel máximo de 165 metros.

Es el único lago volcánico en Sumatra que tiene una salida natural a la costa oeste. Su agua se utiliza desde 1983 para generar energía hidroeléctrica para Sumatra del Oeste.

 

Noticias


10 de enero de 2009

7.000 toneladas de peces muertos en el Lago Maninjau, Distrito Agam (Indonesia)

Se sospecha que la causa de la muerte de unas 7.000 toneladas de peces en el Lago Maninjau, en el oeste de Indonesia, durante los últimos dos días, ha sido debido a un envenenamiento por sulfuro causado por actividad volcánica.

Maninjau es un lago, una caldera volcánica situada en el distrito de Agam.

El lago, con una profundidad de 500 metros, es conocido por su vista panorámica y se ha convertido en un destino turístico famoso en Sumatra.
Desde el 24 de diciembre de 2008, se habían observado peces muertos en el lago, aunque las autoridades no habían podido confirmar que la actividad volcánica era la causante de estas muertes, hasta ahora.

Unas 15.000 piscifactorías, en ocho pueblos cercanos al lago, se han visto afectadas por lo que parece ser un agua contaminada. Las pérdidas económicas son millonarias.

La masiva muerte de los peces ha sido debida a que el agua del lago contiene más sulfuro producido por un cambio del clima drástico. Los peces murieron envenenados.

Para evitar más daños al sector pesquero, se está barajando la posibilidad de trasladar los peces restantes a otras piscifactorías que no estén contaminadas. No obstante, se afirma que los peces muertos todavía pueden ser consumidos por el hombre, ya que su muerte por sulfuro no es perjudicial para nuestra salud.

Al parecer, sucedió algo parecido en el lago en 1997, aunque el daño fue menor.