AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Entrevista al ROA

ENTREVISTA AL REAL OBSERVATORIO DE LA ARMADA (ROA)
Del Ministerio de Defensa de la Armada Española

A las 21:08 horas del 25 de diciembre de 1884, un fuerte terremoto que duró unos 20 segundos sacudió una amplia zona de las provincias de Granada y Málaga. El seísmo causó 800 víctimas mortales y unos 1.500 heridos. Se contabilizaron 4.400 casas destruidas y daños en otras 13.000.

En Lisboa (Portugal), en 1755, tuvo lugar un terremoto de magnitud 9.0 en la escala de Richter. Perdieron la vida entre 60.000 y 100.000 personas. El seísmo fue seguido por un tsunami y un incendio. Las olas generadas alcanzaron entre 6 y 20 metros, subiendo por el río Tajo tierra adentro. Las ondas sísmicas fueron sentidas a través de Europa hasta Finlandia y África del Norte. Tsunamis de hasta 20 metros de altura barrieron las costas del Norte de África, golpeando las islas de Martinica y Barbados, al otro lado del Atlántico. En Marruecos, murieron cerca de 10.000 personas.

Si bien es cierto que hay zonas del planeta más propensas que otras a los terremotos, también es verdad que el mundo dispone ahora de la tecnología necesaria para desarrollar un sistema de advertencia más eficaz frente a estos fenómenos extremos tan dañinos. El terremoto de Indonesia de 2004, no solo cambió las vidas de millones de personas en varios continentes, sembrando destrucción y muerte, sino que parece haber servido para abrir los ojos a muchos gobiernos.

Afortunadamente, ahora cuentan con un sistema de advertencia, que irá mejorando con el tiempo, pero que ya puede evitar un desastre de esas características.

Sin embargo, advertir a la población cuando tienen lugar estos fenómenos no sería posible sin un estudio científico previo. Aumentar nuestros conocimientos y controlar las zonas más propensas es un trabajo difícil, pero indispensable, una labor que pocos pueden llevar a cabo con eficacia y tesón, coraje y los conocimientos suficientes.

Al tener conocimiento de que la Armada española tenía previsto el despliegue de sismómetros de fondo marino para estudiar la zona de contacto de las placas tectónicas Euroasiática y Africana, en la zona del Golfo de Cádiz y Mar de Alborán, AlertaTierra.com se puso en contacto con el Organismo que está a cargo de este proyecto: el Real Observatorio de la Armada.

El Real Instituto y Observatorio de la Armada Española es un Centro Científico de la Armada que, a su misión específica como Observatorio Astronómico y Geofísico, une la de investigación en otras materias como la ciencia físico-matemática que sean de interés para la Marina, así como la de proporcionar formación científica superior al personal que lo precise.

Para satisfacción de AlertaTierra.com y la de los miles de visitantes del portal de Fenómenos Naturales del mundo de habla hispana, El Real Instituto y Observatorio de la Armada nos concedió una entrevista.

Antes de responder a nuestras preguntas, el ROA puntualizó lo siguiente:

El despliegue de sismómetros de fondo marino, conocidos habitualmente por sus iniciales en inglés “OBS” (Ocean Bottom Seismometers), que el Real Instituto y Observatorio de la Armada (ROA) tiene previsto realizar, tiene unos objetivos fundamentalmente científicos, especialmente permitir un conocimiento más profundo de la sismicidad asociada al contacto entre las placas tectónicas Euroasiática y Africana, en la zona correspondiente al Golfo de Cádiz y Mar de Alborán, y se enmarca dentro de las actividades que este centro viene realizando desde el año 1898, cuando la primera estación sísmica de España, un sismómetro del tipo Milne, fue instalada en el recinto del ROA. Desde entonces, se ha desplegado diferente instrumentación sísmica en esta zona, tanto de tipo permanente como temporal, hasta llegar a la situación actual en que el ROA dispone de la siguiente instrumentación sísmica permanente:
- Red de Corto Periodo (CP): Desplegada en el año 1986 en colaboración ROA-IGN-SECEGSA, cuenta en la actualidad con nueve estaciones instaladas en el entorno del Estrecho de Gibraltar,  enlazadas vía radio con el ROA y orientadas al estudio de la sismicidad de tipo local. (Ver figura 1)
- Estación de Largo Periodo (LP): De tres componentes, instalada desde el año 1976 en un túnel del ROA, y orientada a los sismos lejanos. (Ver figura 2)
Figura 2: Componente horizontal de un sensor sísmico de Largo Periodo tipo “Spreghnether”. Red Banda Ancha (BA): Comenzó su despliegue en el año 1996 en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, cuenta con instrumentación de última generación, y dispone en la actualidad de nueve propias, siete de ellas desplegadas en España: San Fernando, Málaga, Cartagena, Mahón, Melilla, Peñón de Vélez de la Gomera y Ceuta, dos en Marruecos: Averroes e Ifrane, desplegadas en colaboración con la Universidad Mohamed V (UMV);  y una estación asociada en el sur de Portugal, Évora, desplegada por dicha Universidad. La mayoría de estas estaciones trasmiten sus datos al ROA en tiempo real vía Internet o módem telefónico, y desde ahí a diferentes centros internacionales de datos. Estas estaciones constituyen una red designada como “Western Mediterranean” (WM) por la Federación de Redes Sísmicas Digitales (FDSN). Está previsto el despliegue de una nueva estación en Marruecos, en colaboración con la UMV, la instalación de una estación en colaboración con la Universidad de Orán (Argelia), así como la instalación de dos nuevas estaciones en la zona Sur de Portugal por la Universidad de Évora. Esas tres estaciones también estarán asociadas a la red WM. (Ver figura 3).
El despliegue de los OBS que el ROA tiene previsto realizar, cuyos fines son principalmente científicos, es una iniciativa que cuenta con la colaboración del Ministerio de Educación y Ciencia (MEC), a través de los proyectos de Investigación: RIOA05-23-002 (proyecto: OBS ALBORÁN) y CGL2005-24194-E (proyecto: RED FOMAR), que financian una gran parte del equipamiento necesario, y asimismo con la colaboración de Ministerio de Defensa (MINISDEF), vía la Armada Española, que co-financia parcialmente la instrumentación y aporta los medios de apoyo necesarios para el despliegue, como son buques de la Armada, buceadores, y otro tipo de ayudas.

Dentro del despliegue se prevé instalar un OBS permanente en las inmediaciones de la isla de Alborán (OBS ALBORÁN), enlazado con la isla vía cable submarino y trasmitiendo datos en tiempo real vía las redes de comunicaciones del MINISDEF, y que contará con instrumentación adicional como sensores de presión, que permitirán que este equipo no sólo proporcione información sísmica de tipo científico sino que también pueda participar en redes de alerta sísmica y de confirmación de tsunamis.

Asimismo, se prevé desplegar una red temporal de cuatro OBS (RED FOMAR), por un periodo mínimo de tres años, y cuyas localizaciones serán: dos en el Golfo de Cádiz y dos en el Mar de Alborán. Figura 3: Red Sísmica “Western Mediterranean” (WM), desplegada en colaboración entre el ROA, UCM, UEVO y UMV.
 Las posiciones de los OBS no son definitivas.
Estos OBS estarán emplazados en el fondo oceánico y no tendrán un enlace físico con la superficie, salvo que sean interrogados desde la misma por medios acústicos.  Utilizando buques de la Armada se procederá periódicamente al control de su funcionamiento y al volcado de los datos que adquieran.

Partiendo de esta base, muy gustosamente respondieron a nuestras preguntas para nuestra entrevista exclusiva:

AlertaTierra: ¿En qué mes tienen previsto comenzar a instalar las estaciones sísmicas submarinas y en qué zonas?

ROA: Ya se han realizado algunas actividades relacionadas con el despliegue, por ejemplo pruebas de comunicaciones en la isla de Alborán, y en la actualidad se está a la espera de la finalización de la entrega de todo el material científico por las casas suministradoras, y a la recepción de las autorizaciones administrativas pertinentes. Por otra parte, la instalación de los equipos requiere de trabajos de precisión en la mar, que precisan de buenas condiciones tanto meteorológicas como de estado de la mar, lo que hace difícil su instalación en épocas de invierno.  No obstante, se espera que se encuentren desplegados en el primer semestre de 2008.

AlertaTierra: ¿Cuántas unidades se pondrán en marcha en Andalucía?

ROA: Como se puede apreciar en la figura 3, un OBS se encuentra en las inmediaciones de la isla de Alborán, dos en el Mar de Alborán y dos en el Golfo de Cádiz. Todos ellos se encuentran en zonas relativamente próximas a las costas andaluzas.

AlertaTierra: Además de esta red de estaciones sísmicas que pueden detectar los terremotos, su magnitud y la formación de un tsunami, ¿tienen previsto poner en marcha un sistema de advertencia de Tsunamis en Andalucía?

ROA: El primer paso es detectar un terremoto y calcular con precisión algunos de sus parámetros, como localización hipocentral, es decir no sólo su posición sino también su profundidad, magnitud, tipo de mecanismo focal, etc, para lo cual  se necesita de una red de estaciones sísmicas que cumplan unos determinados requisitos: no saturación de sus registros, buena cobertura azimutal, enlace en tiempo real, etc. A partir de esos parámetros se evalúa si el terremoto puede generar un tsunami, y éste se confirma finalmente por medio de sensores en la mar, como boyas, mareógrafos, sensores de presión, etc.

Como he dicho en la Introducción, el despliegue del ROA tiene una orientación principalmente científica, pues el ROA no tiene competencias en la generación de alertas, no obstante está previsto que las estaciones de la red sísmica y el OBS de la isla de Alborán, contribuyan a las redes de Alerta por Riesgos Naturales que se implementen, tanto de riesgo sísmico como de tsunamis.

AlertaTierra: ¿Se podrán consultar los datos registrados por las estaciones a través de Internet?

ROA: Los datos de algunas de las estaciones sísmicas son accesibles vía Internet, y está previsto que los datos del OBS de la isla de Alborán también lo estén, al menos en parte. No obstante este acceso se realizará a través del Banco de datos de ROA o de los Centros Internacionales de datos a los que el ROA contribuye. Por lo que su formato será, inicialmente, un formato de datos de tipo científico.
AlertaTierra:  En Indonesia, entre otros métodos, se instalan sirenas en las playas para advertir sobre un posible tsunami. ¿Cómo tienen previsto avisar a la población de las ciudades / poblaciones bajo la amenaza de un tsunami?

Como he dicho en la pregunta anterior, el ROA no tiene competencias en la generación de alertas, lo que sí puede hacer es contribuir con sus datos y medios a los sistemas de alerta que se implementen, tanto a nivel nacional como internacional, como el actualmente en fase de estructuración por la Comisión Oceanográfica Internacional (COI), en el seno de la UNESCO, y que es conocido por sus siglas en inglés NEAMTWS (North East Atlantic and Mediterranean Tsunami Warning System).

AlertaTierra: ¿Cómo mejoraría un sistema de advertencia de Tsunami?

ROA: Pienso que una labor fundamental es la formación de la población y la sensibilización hacia este tipo de amenazas. De nada sirve un sistema de alertas si la población no reacciona o si no lo hace con prontitud, especialmente en una zona como la nuestra donde es muy corto el tiempo disponible desde que se genera una alarma hasta que la posible ola llega a las costas.


AlertaTierra: ¿Le gustaría añadir algo a nuestra entrevista?

ROA: El tsunami de Sumatra ha sido un punto de inflexión en la sensibilidad social y de las autoridades hacia este tipo de fenómenos, y, hoy en día hay diversas iniciativas tanto a nivel nacional como internacional a fin de paliar los posibles efectos de un fenómeno natural de esta naturaleza.



Nuestro agradecimiento al Real Observatorio de la Armada Española por conceder esta entrevista, responder a nuestras dudas y nuestro interés por la excelente labor de investigación que llevan a cabo para la seguridad de la población que en un momento dado pueda verse afectada.

Derechos de autor del logo del Ministerio y de la Armada Española: Armada Española

Entrevista © AlertaTierra.com (2008).

AlertaTierra.com no se responsabiliza por las opiniones vertidas en artículos y/o expresadas por los entrevistados.