AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Huracanes

Imagen de satélite del huracán Katrina. 2005 (Por cortesía del NOAA).

Un huracán es el término genérico para un sistema de bajas presiones que, generalmente, se forma en los trópicos, es decir, en el Océano Atlántico del Sur, el Mar del Caribe, Golfo de México y Océano Pacífico. Este tipo de ciclón tropical suele ir acompañado de tormentas eléctricas fuertes y de vientos superiores a los 62 kilómetros por hora.


A los ciclones tropicales con vientos sostenidos inferiores a 62 kilómetros por hora se les denomina Depresiones Tropicales.

Ciclón Tropical con viento < 62 km./hora = Depresión Tropical

Una vez que el ciclón tropical alcanza vientos de al menos 62 kilómetros por hora se les llama tormenta tropical y se les asigna un nombre.

Ciclón Tropical con viento > 62 km./hora = Tormenta Tropical

Si los vientos superan los 114 kilómetros por hora, se denominan:

Huracán: en el Océano Atlántico del Norte, línea este del Océano Pacífico del Nordeste o 160E este del Océano Pacífico del Sur.

Tifón: línea oeste del Océano Pacífico del Noroeste.

Ciclón Tropical severo: 160E oeste del Océano Pacífico del Sudoeste o 90E del este de Océano Índico Sudeste.

Ciclón tropical: Océano Índico del Sudoeste.



Marea alta causada por el huracán Katrina.

Los huracanes se nutren de calor y energía por contacto con las aguas cálidas del océano. El agua del mar se evapora y aporta más poder al huracán, que adquiere fuerza conforme va avanzando.     


El profesor Eric Palmen (fotografía de los archivos del FIMR, por cortesía del Instituto Finlandés de Investigación Marina: http://www.fimr.fi/)

En 1948 Erik Palmen observó que los ciclones tropicales necesitaban una temperatura oceánica de al menos 26,5º C para poderse formar y crecer. Más tarde, también se descubrió que los huracanes necesitaban una profundidad en esas aguas de unos 50 metros.


Horas previas a la llegada del Huracán Katrina a tierra.


Cuando se aproxima un huracán, el cielo se obscurece y el viento va incrementándose. Al entrar en tierra, provoca lluvias torrenciales, vientos fuertes y olas enormes que pueden dañar edificios, coches,  árboles... Arrasan todo a su paso.  
El oleaje que causan es extremadamente peligroso y una de las razones principales por las que resulta de vital importancia alejarse del mar durante un aviso de huracán.

El huracán Opal en octubre de 1995 produjo olas de hasta cuatro metros de altura e importantes daños estructurales a lo largo de la costa de Florida Panhandle (Fotografía por cortesía de UACE 1995).

El intenso oleaje causado por el huracán Opal en 1995, con olas de más de cuatro metros,  produjo daños desde Pensacola hasta la playa de México.

Las olas de más de siete metros del huracán Camille en 1969, un huracán de categoría 5 en la escala de Saffir-Simpson, devastaron la costa del Mississippi. Más de 250 personas perdieron la vida. Se decía que Camille fue el huracán que más daños causó en los Estados Unidos.

 

 

 


Playa de Biloxi tras el huracán Camille en 1969. Los negocios de la costa han desaparecido como consecuencia de la subida y golpe de la marea alta. 17 y 18 de agosto de 1969. (Fotografía por cortesía de Museo Marítimo  http://www.maritimemuseum.org)

También Audrey, en 1957, causó una tremenda crecida del mar que inundó la costa sudoeste de Louisiana penetrando al interior hasta más de 25 kilómetros tierra adentro... Más de 420 personas perdieron la vida y unas 40.000 se quedaron sin hogar.

Los huracanes se mueven por rotación. Rotan en el sentido del reloj alrededor de un “ojo”. Un ojo que puede alcanzar los 32 a 48 kilómetros de anchura y cuya tormenta puede extenderse hasta los 640 kilómetros.

 

 

 

 

 


Fotograma de la película “Twister” con Helen Hunt y Bill Paxton. En esta escena de la película, los dos actores principales se encontraban en el ojo de un extremadamente peligroso huracán de fuerza 5 (por cortesía de la Warner BROS y Universal Pictures).

Algunas películas han recreado a la perfección lo que supone encontrarse en el ojo o centro del huracán: la zona de mayor calma dentro del ciclón tropical. Su mayor actividad se encuentra situada justo alrededor del ojo, en la pared del huracán.

En el Pacífico Este, los huracanes comienzan a formarse a mediados de mayo, mientras que en el Atlántico, Caribe y Golfo de México, su inicio empieza en junio. En los Estados Unidos la época más fuerte de huracanes comienza a mediados de agosto hasta finales de octubre, aunque la estación de huracanes se extiende hasta finales de noviembre. En otras zonas del mundo, como por ejemplo el Pacífico Oeste, los huracanes pueden tener lugar en cualquier época estival del año. Algunas zonas de los Estados Unidos que son vulnerables a los huracanes incluyen el Atlántico, las costas del Golfo desde Texas hasta Maine, los territorios en el Caribe y las zonas tropicales del Pacífico Oeste, incluyendo Hawái, Guam, Samoa americana y Saipán.

Relación de los huracanes más potentes que han azotado los Estados Unidos desde 1900 hasta 1992:

1900    Sin nombre    Categoría 4    Galveston, Texas
1909    Sin nombre    Categoría 4    Grand Isle, Louisiana
1919    Sin nombre    Categoría 4    Cayos de Florida y Texas
1925    Sin nombre    Categoría 4    New Orleáns, Louisiana
1928    Donna           Categoría 4    Florida y zona Este de los Estados Unidos
1935    Sin nombre    Categoría 5    Cayos de Florida
1961    Carla             Categoría 4    Texas
1969    Camille          Categoría 5    Mississippi, Louisiana y Virginia
1992    Andrew          Categoría 5    Florida y Loisiana


El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos emplea el término, “huracán mayor” para hablar de huracanes que han alcanzado vientos máximos sostenidos de 1 minuto de al menos 177 kilómetros por hora. Este es el equivalente a la categoría 3, 4 y 5 en la Escala de Saffir-Simpson.

“Huracán Intenso” es un término extraoficial utilizado por la literatura científica para referirse al mismo tipo de huracán que el Centro conoce como “huracán mayor”.

Con el cambio climático que experimentamos, sin lugar a dudas, la zona dada a sufrir el azote de los huracanes, cambiará. Los parámetros conocidos ya no servirán para analizar la nueva situación y todas los diferentes tipos de manifestaciones climáticas podrían convertirse en una posibilidad real en cualquier lugar del mundo... Es cuestión de tiempo.


Para ampliar información sobre los Huracanes que han afectado los Estados Unidos y otros países del mundo desde 1997, siga los enlaces siguientes:


Huracán Katrina
Tormenta Tropical Delta
Huracán Rita
Huracán Vince
Huracán Wilma
Especial huracán Gustav
Especial huracán Ike
Especial huracán Irene



Bibliografía:

Centro Nacional de Huracanas. Predicción de huracanes. (página en inglés)  http://www.nhc.noaa.gov
Laboratorio Oceánico y Meteorológico del Atlántico (página en inglés) http://www.aoml.noaa.gov
Homeland Security Department, for kids (págine en inglés) http://www.fema.gov/
Instituto Finlandés de Investigación Marina (página en finlandés e inglés) http://www.fimr.fi/
Instituto Nacional de Meteorología de España http://www.inm.es