AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Huracán Katrina

23-30 de agosto de 2005




Katrina, un nombre que se le asignó a una tormenta tropical en el 2005 y que marcaría un antes y después, resultó el huracán más potente de la historia de los Estados Unidos.

En primer lugar, afectó al sur de Florida como un huracán de categoría 1. Ya por entonces, se pudo apreciar su fuerza al causar fallecidos y daños materiales.

Cuando entró en el Golfo de México, sus aguas cálidas le aportaron la energía suficiente para convertirse en un huracán extremadamente peligroso y mortal de categoría 5.

 

 

 

 


Las autoridades comenzaron a estudiar las posibles rutas del huracán alertando a la población de la gravedad de la situación y emitiendo una orden, en principio, voluntaria de evacuación, que terminaría siendo de obligado cumplimiento.

Evacuar toda una ciudad, conlleva su tiempo. La mayor parte de la población, ajena al verdadero peligro que se avecinaba, había pospuesto su partida para el último momento. Cuando Katrina alcanzó la categoría 5 y amenazaba con entrar en tierra con una categoría cercana al 5, faltaban pocos días para su llegada y la población en masa, decidió abandonar la ciudad.

 

 

 

 Comienza la evacuación de Louisiana.


A las 16:20 horas, horas antes de la llegada de Katrina, el cielo oscureció y el viento cobraba fuerza.


Veinte minutos después, la carretera y el cielo presentaban este aspecto.


Muchos se quedaron sin gasolina, otros estaban atrapados en largas colas que parecían no terminar nunca. Katrina había perdido fuerza y se había convertido en un huracán de categoría 3, aunque de gran fuerza. Su llegada se iba acercando y todavía había un gran número de personas atrapadas en las carreteras. El cielo comenzaba a oscurecerse y el viento presagiaba su llegada.


Fotografía tomada desde el interior de una casa durante Katrina.

Muchas personas habían optado por quedarse en sus casas, bien por falta de medios para salir de la ciudad, bien porque – simplemente – no tenían la menor intención de abandonar sus hogares.

El mundo estaba pendiente de los acontecimientos.

Su paso fue desolador y catastrófico. Luisiana, el Mississippi, Florida, Georgia y Alabama sufrieron el impacto y las consecuencias de su fuerza.


Los árboles caían sobre las casas y los automóviles y causaban importantes daños en las viviendas.



En un principio, parecía que no iba a ser tan grave como se esperaba. Algunos habitantes informaban de árboles caídos, tendidos eléctricos en el suelo... Sin embargo, lo peor no tardaría en llegar.


Las bombas de agua no pudieron evitar que el agua entrara en la ciudad después de que el muro se rompiera en diferentes puntos.


Cuando se produjo una brecha en el muro de contención que mantenía la ciudad de Nueva Orleáns seca, un peligro mayor estaba a punto de convertir el paso de Katrina en una verdadera tragedia. Las bombas de agua dejaron de funcionar y el agua se abrió paso hacia la ciudad.



Vista de los autobuses situados al este de Nueva Orleáns, antes de la segunda crecida importante del agua.





Casas flotantes, barcos, vehículos... aparecieron en los sitios más insospechados, arrastrados por la fuerza del agua.


Algunos barcos incluso obstruían las carreteras haciendo imposible el tránsito y la llegada de ayuda.

Las casas, en algunas zonas, quedaron prácticamente cubiertas por el agua y las personas que se refugiaban en ellas, se encontraban atrapadas en sus buhardillas.


En la primera fotografía se puede apreciar cómo el agua ha subido considerablemente, mientras que en la segunda fotografía de Buckaneerville, apenas se ven los techos de las casas.



Los servicios de salvamento tuvieron que comprobar, casa por casa, si quedaban supervivientes a los que pudieran asistir. Una tarea difícil y peligrosa. El agua estaba contaminada, todavía había personas que se negaban a abandonar sus casas... Y podía haber miles de personas necesitando ayuda.

Muchas personas, desesperadas por salir de la situación en la que se encontraban, se echaban a nadar para salvar sus vidas.


Numerosos hogares destrozados y personas que se marchaban con lo mínimo imprescindible, camino hacia lo  desconocido.


A los considerables daños causados por el agua y el viento, se unieron los incendios y los tornados que habían asolado urbanizaciones enteras destruyendo todo a su paso.


En la primera fotografía las casas afectadas por el paso de un tornado. En la segunda fotografía, un tornado no ha dejado ninguna casa en pie.


Comparativa del centro de Nueva Orleáns antes de Katrina, cuando estaba comenzando a llover y después del paso del huracán.

Durante más de doce días, los servicios de salvamento, acompañados por voluntarios, rastrearon casa por casa en busca de supervivientes que todavía estaban encerrados en sus casas sin recibir ayuda.


Había personas que se habían refugiado en el techo de sus casas.


Pillaje en patera.


Fuegos incontrolados en Nueva Orleáns.


Incendio Del Hotel “Nueva Orleáns”.

La ciudad comenzó a sufrir incendios y pillaje. La población carecía de lo básico: comida y agua potable. El caos se había hecho dueño de Nueva Orleáns.


Estado exterior de parte del Superdome después de Katrina. El agua de la ciudad rodeó el estadio y estuvo a punto de causar una tragedia de incontables proporciones.

Miles de supervivientes fueron conducidos al Superdome, que había resistido el huracán con mucho esfuerzo y que se encontraba sin recursos ni servicios para la población.

Pero, no sólo las personas se habían visto afectadas por el devastador huracán.


El dueño de esta casa flotante, se encontró un regalito bajo la casa.



Cientos de perros y gatos tuvieron que ser rescatados de tejados y del agua.
    

El número total de víctimas mortales causadas por el paso del huracán Katrina, en base a los informes emitidos por los cinco diferentes estados afectados, se calculó en 1336. Louisiana contabilizó 1090 fallecidos, Mississippi, 228; Florida, 14; Georgia, 2 y Alabama 2. El número total de víctimas mortales causadas directamente por el huracán, aunque sin duda elevado, se desconoce, y seguramente nunca podrá saberse a ciencia cierta. Obviamente, la cifra mayor de muertos tuvo lugar en el estado de Luisiana, debido a la inundación de Nueva Orleáns.

No obstante a lo anterior, Katrina fue superada en el número de víctimas mortales por el huracán Galveston que en el año 1900 sesgó la vida de más de 8.000 personas en Texas. Como resultado de las estadísticas, Katrina se sitúa como el quinto huracán más importante de los Estados Unidos.

En cuanto a los daños materiales causados por el huracán, Katrina dejó a miles de personas sin hogar y sin negocio, sin vehículo, sin barco de recreo... Y numerosas ciudades sufrieron considerables daños. Miles de personas tuvieron que refugiarse y abandonar sus casas y las autoridades y servicios de auxilio se vieron completamente colapsados.


Nueva Orleáns en el 2004 (izquierda) y la ciudad después del paso de Katrina (a la derecha).


Estado en el que quedó el Puerto de Lafourche tras el paso del huracán.


Comparativa de la ciudad de Beloxi, antes (izquierda) y después de Katrina (derecha).


Comparativa de la ciudad de Nueva Orleáns, antes (izquierda) y después de Katrina (derecha).

El oleaje y fuerza del agua fue tal que muchos de los barrios y urbanizaciones quedaron completamente aniquilados. Algunas, con tan solo los cimientos. Lugares que se tardarán años en volver a construir.


Lo que resta de los barrios de Venice en Plaquemines Parish (izquierda) y de Downtown Buras en Plaquemines Parish (derecha) - Nueva Orleáns.

Zonas que nunca podrán recuperarse tal y como eran antes del huracán.
 
Al sur de Florida, algunas áreas que pudieron evitar la catástrofe de Katrina, se habían tenido que enfrentar a fuertes vientos huracanados y a la destrucción de los tornados. También la agricultura sufrió daños en Georgia. Además, durante el azote de Katrina, más de tres millones de personas se quedaron sin suministro de energía eléctrica, algunas durante semanas.

La alerta de huracán, en un principio,  para Luisiana se emitió 44 horas antes de su llegada a Nueva Orleáns. Sin embargo, muchas personas decidieron quedarse y enfrentarse a lo que – debieron pensar era un huracán de menor fuerza. Haber sobrevivido a Katrina resulta un regalo teniendo en cuenta los considerables daños y muertes que causó.


Algunas personas comenzaron a expresar su alegría por haber sobrevivido a Katrina, en sus camisas y camisetas.

Actores y actrices de renombre internacional comenzaron una campaña para recaudar fondos para las víctimas. El mundo entero se movilizó y respondió a la petición de ayuda de los Estados Unidos.
   

Katrina definitivamente fue uno de los huracanes más terribles de la historia de los Estados Unidos... Al menos, hasta la fecha en que tuvo lugar.


El ojo de Katrina cuando era huracán de categoría 5.



Bibliografía:

Centro Nacional de Huracanas. Predicción de huracanes. (página en inglés)  http://www.nhc.noaa.gov
Laboratorio Oceánico y Meteorológico del Atlántico (página en inglés) http://www.aoml.noaa.gov
Homeland Security Department, for kids (págine en inglés) http://www.fema.gov/
Instituto Finlandés de Investigación Marina (página en finlandés e inglés) http://www.fimr.fi/
Instituto Nacional de Meteorología de España http://www.inm.es