AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Irazú

Localización: 9.97S, 83.85ºW

Altura: 3.432 m.

Irazú – Costa Rica

Cráter central del Volcán Irazú (por cortesía de Anita Kucharska y “Kruger”).
    
El Volcán de Irazú es un volcán activo con una larga historia de erupciones y ciclos eruptivos. Es una zona de gran importancia hidrológica. En él nacen varios ríos que alimentan las cuencas del río Chirripó, río Reventazón, río Sarapiquí y río Grande de Tárcoles. El Parque Nacional Volcán Irazú se ubica sobre la Cordillera Volcánica Central, 31 kilómetros al noreste de la ciudad de Cartago.

El origen del nombre del volcán se debe a un poblado indígena que existió en las faldas del volcán llamado Iztarú, palabra que para ellos significaba cerro del temblor y trueno. Con los años, su nombre cambió a Irazú.

Irazú es un estrato-volcán con forma subcónica irregular, características strombolianas (con erupciones violentas) y cinco cráteres bien diferenciados. Los más importantes por su actividad reciente son el Cráter Principal, casi circular y con paredes muy inclinadas mide 150 metros de diámetro y 300 metros de profundidad. El Cráter Diego de La
Haya de 600 metros de diámetro y 100 metros de profundidad. Otros cráteres son el Playa Hermosa, la Laguna y el Piroclástico.

En cuanto al Parque Nacional, la mayor atracción es escalar el Cráter Diego de La Haya que tiene en el centro un precioso lago de color verde de 300 metros.

En la cumbre de la cima del Irazú, sólo se pueden encontrar unas pocas plantas que han logrado aclimatarse a la severa condición y los vientos fríos que soplan.

Desde 1723, Irazú ha tenido al menos 23 erupciones. La más reciente duró desde 1963 hasta 1965. Causó al menos 40 muertos y destruyó unas 400 casas, fábricas y terreno cultivable. Esta erupción se calificó con el nivel de Explosión VEI 3.

Noticias


1 de junio de 2012

La Comisión Nacional de Emergencia ha declarado una alerta verde debido a la reciente actividad sísmica que se está registrando en tres volcanes del país.

Según han informado agencias científicas y técnicas, los tres volcanes mantienen una actividad constante.

A pesar de esta advertencia, el acceso del público a los volcanes no ha sido prohibido, aunque se deben seguir unas medidas de seguridad específicas.