AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Noticias Cambio Climático por fecha

30 de diciembre de 2008

Más de 220.000 víctimas mortales en el 2008 como consecuencia de los desastres naturales

El año 2008 se ha convertido en uno de los años más devastadores de la historia. Más de 220.000 personas han muerto como consecuencia de los desastres naturales, destacando la necesidad de consenso a nivel climático.

A pesar de que el número de fenómenos naturales ha sido menor que en el 2007, las catástrofes han sido más destructivas y han causado más víctimas y más daños materiales.

El cambio climático muy probablemente está contribuyendo a que los fenómenos climáticos extremos sean más frecuentes y, por lo tanto, más devastadores.

Ciclones, terremotos, olas de frío, tifones, sistemas de bajas presiones, olas de calor, etc.

30 de diciembre de 2008

El peligro de los lagos glaciales

Habitantes del Valle del Himalaya afirman que donde solían jugar en la nieve en invierno con un espesor de dos metros, ahora solo hay dos centímetros de nieve. Los glaciares están en pleno retroceso y la nieve ha disminuido considerablemente. Las temperaturas han subido y los rayos del sol son más cálidos. Pero, además del clima impredecible, hay otros peligros en las montañas de Nepal debido al cambio climático.

Conforme se deshiela el agua de los glaciares, se forman lagos. Cuando la presión es demasiado fuerte, las paredes de los nuevos lagos ceden y liberan millones de toneladas de metros cúbicos de agua que pueden arrastrar personas, pueblos y cultivos.

Según los investigadores del Centro Internacional con base en Nepal para el Desarrollo Integral de las Montañas, desde 1970, se han sufrido cinco inundaciones provocadas por cinco lagos glaciales extensos, así como al menos dos en el Tibet y uno en Bhután.

Entre los lagos que se han formado, preocupa el de Imja. El lago Imja cuenta actualmente con una extensión de 1,7 kilómetros, 900 metros de anchura y 92 metros de profundidad. Si se rompen sus paredes, los efectos serían tan devastadores como un tsunami.

Se calcula que en Nepal se están formando unos 2.000 lagos glaciales, de los que 20 se encuentran en peligro de desbordarse. Además, a largo plazo, habrá escasez de agua. Lo que será un grave problema, poniendo en peligro a unos 1,3 billones de personas.

22 de diciembre de 2008

El mundo podría calentarse más de 5 grados centígrados en los próximos 90 años

Un nuevo estudio de la Oficina de Meteorología advierte sobre el catastrófico aumento de las temperaturas, afirmando que el mundo podría calentarse más de 5 grados centígrados en los próximos 90 años, si seguimos emitiendo los gases de efecto invernadero al ritmo actual.

Para Vicky Pope, Directora de la Oficina de Asesoramiento sobre Cambio Climático del Centro Hadley de la Oficina de Climatología, esto sería catastrófico para el medio ambiente y para la humanidad.

Incluso tomando las medidas más rápidas para reducir las emisiones, las pruebas apuntan a que – para finales de este siglo - las temperaturas seguramente subirán unos 2 grados centígrados por encima de los niveles pre-industriales. De no tomar medidas urgentemente, existe un riesgo potencial de que se produzca un aumento de las temperaturas todavía mayor, con consecuencias graves.

En el peor escenario, donde no se tomen medidas, las temperaturas muy probablemente subirán más de 5 grados centígrados para finales de este siglo, lo que provocaría impactos irreversibles y riesgos significativos.

Si el clima pasa a ser muy sensible al aumento de los gases de efecto invernadero y el sistema biológico terrestre es incapaz de absorber demasiado carbono, entonces las temperaturas subirán mucho más.

Se prevé que para el año 2090, una quinta parte de la población del planeta estará expuesta a niveles de ozono muy por encima de los niveles recomendados como saludables por la Organización Mundial de la Salud.

21 de diciembre de 2008

Estudio científico determina que el calentamiento global aumenta la frecuencia de las tormentas extremas y las lluvias torrenciales

Según un estudio llevado a cabo por la NASA, el calentamiento global está aumentando la frecuencia de las tormentas extremas y de las lluvias torrenciales.

El estudio de los científicos de la Agencia Espacial ha descubierto una importante relación entre la frecuencia de las extremadamente elevadas nubes de los trópicos y los cambios en la temperatura de la superficie del mar de los océanos tropicales.

Por cada grado centígrado que aumenta la temperatura media oceánica, el equipo descubrió un aumento de un 45% en la frecuencia de las nubes elevadas.

Al ritmo actual de calentamiento global de 0,13 grados centígrados por década, el equipo calcula que la frecuencia de estas tormentas podría aumentar en un seis por ciento al año.

20 de diciembre de 2008

Muchos glaciares suizos podrían desaparecer este mismo siglo

Los glaciares suizos se están deshelando a un ritmo acelerado. Dos estudios científicos nuevos determinan que, de ser correctas las proyecciones climáticas, muchos desaparecerán este mismo siglo.

Uno de los estudios ha descubierto que durante los últimos nueve años, de 1.500 glaciares, se han perdido unos 10 kilómetros cúbicos de hielo. El otro, basado en 30 glaciares representativos, muestra que están perdiendo un metro de grosor al año. Ambos estudios han sido llevados a cabo por el Instituto Federal de Tecnología de Suiza.

Para Mathias Huss, del Laboratorio de Hidráulica, Hidrología y Glaciología de la Universidad de Zurich, el ritmo es negativo, sin embargo, lo más preocupante es que también va a peor, ya que los glaciares están perdiendo masa de forma cada vez más rápida.

El deshielo se ha acelerado considerablemente durante los últimos 30-50 años.

19 de diciembre de 2008

El Ártico se calienta a un ritmo mucho mayor que el resto del planeta

Los científicos han hallado las primeras pruebas inequívocas de que la región del Ártico se está calentando a un ritmo mucho mayor que el resto del planeta, y al menos una década antes de lo que se había predicho.

Los científicos climáticos han descubierto que las temperaturas del aire en la región están mucho más elevadas de lo que deberían en otoño, debido a que el deshielo del hielo Ártico en verano está acumulando calor en el océano.

No se esperaba que sucediera esto hasta dentro de unos 10 ó 15 años, por lo que estos descubrimientos han causado preocupación acerca del Ártico y sobre la posibilidad de que ya se haya superado el punto sin retorno, de veranos sin hielo. Algo que no tendría marcha atrás.

Los modelos de pronóstico del clima global, durante años, han sugerido que el Ártico se calentaría a un ritmo mayor que el resto del mundo debido a la amplificación, sin embargo, muchos científicos creían que este efecto sólo se podría verificar en las próximas décadas.

Ahora, un estudio llevado a cabo por científicos del Centro de Datos Nacional de los Estados Unidos de Hielo y Nieve (NSIDC), en Colorado, ha descubierto que la amplificación ya ha aumentado la temperatura del aire en superficie en la región del Ártico en otoño, cuando el hielo del mar empieza a reformarse después del deshielo del verano.

El calentamiento que han observado en el otoño en el Océano del Ártico, demuestra que el incremento de las temperaturas del aire en superficie en respuesta a las concentraciones de gases de efectos invernadero en la atmósfera, será mayor en el Ártico que en cualquier otro lugar del globo. Y al absorber más energía solar, producen un calentamiento oceánico mayor.

Las temperaturas en la región del Ártico se encontraban entre 3 y 5 grados centígrados por encima de la media, pero en otras zonas, todavía estaban más altas. Por ejemplo, en el Mar de Beaufort, superaban los 7 grados centígrados por encima de la media habitual.

Los pronósticos aventuraban que no habría hielo en el Ártico en el año 2070, sin embargo, ahora muchos científicos creen que el Ártico podría estar sin hielo mucho antes, quizás dentro de los próximos 20 años.

19 de diciembre de 2008

Se han deshelado unos 2 trillones de toneladas de hielo desde el año 2003

Según científicos de la NASA, desde el año 2003, se han deshelado unos 2 trillones de toneladas de hielo en Groenlandia, la Antártica y Alaska. La mayoría procedían de Groenlandia, donde la pérdida ha aumentado los niveles oceánicos en 5 mm. anuales. Esta deducción ha sido posible gracias a la información aportada por los nuevos satélites que han medido los cambios en la masa de los glaciares montañosos y las placas de hielo.

Tan sólo unas décimas de diferencia en las temperaturas puede aumentar la cantidad de hielo que se pierde, lo que contribuye a aumentar el nivel oceánico y a cambiar las corrientes oceánicas.

Cada leve aumento en el nivel oceánico, tiene impactos económicos muy significativos, porque cambia el nivel del océano, aumentando las inundaciones y los daños provocados por las tormentas. Señal inequívoca de alarma.

Según los científicos, los niveles oceánicos están aumentando un 50% más rápido que hace 15 años.

En cuanto al nivel previsto de aumento del nivel oceánico, todavía existe una gran incertidumbre al respecto.

15 de diciembre de 2008

El descubrimiento del movimiento de la placa continental de la Antártica podría ayudar a calcular el aumento del nivel oceánico

Los científicos han descubierto que mientras se deshiela el hielo de la Antártica, parte de la placa continental sube mientras que la otra se hunde. Este descubrimiento facilitará una nueva perspectiva para medir la pérdida de hielo del continente y ayudará a calcular el futuro aumento del nivel oceánico.

Según Terry Wilson, profesor asociado de Ciencias de la Tierra de la Universidad Estatal de Ohio, los resultados preliminares muestran que, en base a esta información, se pueden mejorar bastante los cálculos.

Cuando los satélites miden la altura del continente, se calcula el grosor del hielo substrayendo la altura de la tierra que hay debajo, teniendo en cuenta si el continente está bajando o subiendo.

Se han implantado sensores en la Antártica desde diciembre de 2007, aunque la red completa no estará operativa hasta el 2010 y no registrará datos hasta el 2012.

Esta investigación ha sido hecha pública hoy en una conferencia de prensa en la reunión de la Unión Americana de Geofísica en San Francisco.

15 de diciembre de 2008

El deshielo de Groenlandia, este año supera en tres veces el del año pasado

Los científicos que monitorean la pérdida de hielo de la isla de Groenlandia afirman que la cantidad de hielo perdida este verano supera en tres veces la que se desheló el año pasado.

Box, investigador del Centro de Investigación Polar Byrd de Ohio, junto con varios estudiantes colaboradores, presentó sus hallazgos en la reunión anual de la Unión Americana de Geofísicos en San Francisco.

El equipo ha estado verificando las imágenes de Groenlandia (del satélite) para comprobar el movimiento del hielo de los glaciares hacia el océano. Se prevé que extensas masas de hielo de estas placas se rompan y caigan al mar, acelerando el deshielo.

Por otro lado, Box ha explicado que aunque se ha verificado que ha nevado algo más en esta región, no ha sido lo suficiente como para compensar el ritmo de deshielo que se está registrando ahora en la zona.

13 de diciembre de 2008

Pronto los impactos del cambio climático superarán nuestras capacidades de adaptación

Rajendra Kumar Pachauri, director del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), y ahora también director del Instituto de Recursos y Energía de Nueva Delhi, ha advertido que muy pronto, los impactos del cambio climático superarán nuestras capacidades para adaptarnos a ellos.

El que compartió el Premio Nobel de la Paz en 2007 con Al Gore por su Informe Final 4 (AR4), ha explicado que los impactos del cambio climático ya son tan evidentes, que si no tomamos medidas de forma inmediata, serán mucho peores y los países más pobres serán los más vulnerables a sus efectos.

Pachauri ha explicado que el próximo informe (AR5) se publicará en el año 2014 y que el IPCC indagará en las estrategias posibles para reducir los riesgos. No obstante, antes de ello, se editará un informe especial sobre las energías renovables, en el 2010, y quizás también sobre los eventos climáticos extremos provocados por el cambio climático.

El director del IPCC ha admitido que no indicaron un límite de elevación oceánica en su informe porque desconocen cuál será la subida del mar. Sin embargo, ha advertido que trabajar para mantener una subida de 2 grados centígrados es una cifra arbitraria, ya que debe evitarse el peligro de llegar cerca de un aumento de 1,1 grados centígrados.

9 de diciembre de 2008

Sin consenso sobre el cuánto y el cómo o cuándo de la elevación oceánica y el deshielo

Uno de los temas más controvertidos de la ciencia climática es el de cuál será la elevación del nivel de los océanos en un mundo más cálido.

En su informe sobre el Cambio Climático, el IPCC manifestaba el año pasado que los niveles oceánicos aumentarían entre 15 y 59 centímetros este mismo siglo, con una media de 38,5 centímetros.

Los científicos no tardaron en echar por tierra estas cifras al demostrarse que el IPCC estaba infravalorando el riesgo. De hecho, en un informe anterior del año 2001, el IPCC ya había predicho un aumento de 48,5 centímetros.

La Dirección del IPCC aclaró posteriormente que muchos científicos estaban aumentando el nivel de la elevación oceánica, pero que ellos -en su síntesis- habían explicado claramente que desconocían la cifra exacta y que no podían establecer un aumento exacto en este siglo.

Lo cierto es que la incertidumbre radica en la reacción de las gigantescas placas de hielo frente a las temperaturas más cálidas, y lo que es más significativo, en la inmensa cantidad de agua que se encuentra almacenada en las placas de hielo de las regiones polares.

La placa de hielo de Groenlandia y la placa de hielo del Oeste de la Antártica, si se deshelaran podrían elevar el nivel oceánico en 12 metros. La placa de hielo del Este de la Antártica alberga agua suficiente como para aumentar el nivel oceánico en 50 a 60 metros, aunque se dice que es más resistente al calentamiento global. Y unido a todo esto, no hay que olvidar los cientos de miles de glaciares pequeños que también podrían contribuir a la elevación oceánica.

En cuanto a la pregunta sobre lo rápido que se podría desplazar este hielo al mar como consecuencia del calentamiento global, las mediciones desde el espacio sugieren que el deshielo de Groenlandia se está acelerando.

En septiembre de 2008, un equipo de científicos dirigidos por Tad Pfeffer de la Universidad de Colorado en Boulder, publicó los cálculos realizados en cuanto a una previsión de aumento oceánico debido al deshielo de Groenlandia, la Antártica y otros pequeños glaciares y placas de hielo del mundo. Su conclusión fue que el escenario más plausible aumentaría el nivel oceánico en unos 100-200 centímetros para el año 2100.

Sin embargo, Jim Hansen, científico de la NASA se manifiesta en contra de todos estos cálculos, alegando que la elevación oceánica prevista es demasiado conservadora. Para Hansen, el deshielo podría acelerarse rápidamente provocando un colapso repentino en cadena.

8 de diciembre de 2008

El retroceso de los glaciares de Chile es una amenaza para el suministro de agua potable

Un estudio ha determinado que debido al calentamiento global, los glaciares de Chile están en retroceso, una amenaza para las reservas de agua potable del sur de Sudamérica.

El informe, publicado en noviembre por la Dirección General de Aguas de Chile, explica que los glaciares – que abastecen el 70 por ciento de las necesidades de agua de la capital - están retrocediendo a un ritmo de 12 metros al año. Al ritmo actual de retroceso, Echaurren y otros pequeños glaciares cercanos a Santiago podrían desaparecer durante el próximo medio siglo.

Los glaciares han retrocedido hasta 580 metros debido a la menor pluviosidad registrada por las estaciones meteorológicas en Patagonia y al incremento de las temperaturas en un grado centígrado durante el último siglo.

Para Andrés Rivera, glaciólogo del Instituto de Estudios Científicos Valdivia, el hecho de que los glaciares estén retrocediendo es una de las consecuencias más dramáticas del calentamiento global, porque es donde el cambio climático resulta tan obvio

La pérdida de glaciares en la cadena montañosa de los Andes de Chile, donde se ubican el 76 por ciento de los glaciares de América del Sur, es una amenaza para el suministro de agua de la población y la agricultura.

8 de diciembre de 2008

Pantalla de viento instalada en un glaciar en Suiza consigue disminuir la temperatura

Se ha instalado una pequeña pantalla de viento en un glaciar para recoger aire más fresco y reducir el deshielo provocado por el calentamiento global.

Mediante la construcción de una pantalla de viento en el glaciar Ródano, en Suiza, se ha podido interceptar el aire fresco, creando un cojín de aire fresco en la pantalla de viento y en su cercanía.

Según el profesor Hans-Joachim Fuchs, del Instituto de Geografía de la Universidad Johannes Gutenburg, esta pantalla de prueba erigida sobre el glaciar disminuyó la temperatura del aire de superficie, reduciendo la temperatura hasta tres grados centígrados.

Los científicos creen que esto podría reducir también el ritmo de deshielo del hielo, aunque no han podido probarlo.

6 de diciembre de 2008

El campo magnético solar podría tener un importante efecto en el clima y otros parámetros climáticos de la Tierra

El campo magnético solar podría tener un impacto significativo en el clima y en los parámetros climáticos de Australia y de otros países de los hemisferios del sur y del norte.

Según un estudio de Investigación Geográfica, las sequías están relacionadas con las fases solares magnéticas y no con el efecto invernadero.

El estudio ha utilizado datos desde 1876 hasta el presente para examinar la relación entre los ciclos solares y la elevada pluviosidad de Australia y ha encontrado que el Índice de Oscilación del Sur – la herramienta principal para predecir las variaciones en los patrones globales y oceánicos – y las fluctuaciones de pluviosidad registradas durante la última década, son similares a los registrados entre 1914 y 1924.

Para el profesor Robert Baker, del Colegio de Estudios Medio Ambientales de la Universidad de Nueva Inglaterra, Australia, la interacción entre la direccionalidad del Sol y los campos magnéticos de la Tierra, la incidencia de la radiación ultravioleta sobre el Pacífico tropical, y los cambios de las temperaturas de la superficie del océano cuando hay nubes, podrían contribuir a la explicación de los cambios sustanciales que tienen lugar en este índice, debido a las fluctuaciones del ciclo solar. Si el ciclo solar sigue mostrando valores relacionados con los patrones climáticos, entonces existiría una gran posibilidad de poder predecir el clima a partir del 2010 y, posiblemente más allá de ese año.