AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Noticias Comportamiento Animal

Comportamiento Animal

15 de agosto de 2015

Alerta por toxicidad en la Costa Oeste de los Estados Unidos

Si bien la floración de algas es un fenómeno habitual, este año ha tenido lugar en un número mayor y durante más tiempo, convirtiéndose en una invasión de algas. Además, las algas presentan niveles altos de neurotoxinas que son liberadas al océano y que contaminan las aguas.

El marisco que predomina en estas aguas contaminadas contiene ácido domoico y neurotoxinas, que son altamente peligrosas para las personas, los peces, y la vida marina en general. En las personas puede causar envenenamiento por marisco, lo que en casos graves podría provocar pérdida de memoria de corta duración, entre otros problemas.

Para el Profesor del Laboratorio Horn Point, en la universidad de Maryland del Centro de Ciencia Medio Ambiental, no es cuestión de que la floración de algas sea más frecuente, sino que tiene lugar en más sitios, duran más, e incluso abarcan zonas geográficas mayores.

Los científicos consideran la floración de algas actual como la más fuerte en los 20 años que la están estudiando. Suele disiparse en unas semanas tras su floración, sin embargo, en esta ocasión, sigue creciendo mes tras mes.

Se desconocen las causas que han provocado este tipo de floración tan inusual y extremo, aunque los científicos sospechan que podría ser el calentamiento del agua marina, que se encuentra a unos 3ºC más cálida que lo habitual.

La situación se ha convertido en una seria amenaza para el ecosistema marino e incluso para las personas.

El ácido domoico es una sustancia tóxica que actúa sobre el sistema nervioso central produciendo la destrucción de la célula neuronal. Los síntomas que produce se inician entre 30 minutos y 24 horas después de consumido el marisco contaminado. En las intoxicaciones menos severas puede causar vómitos, diarreas, calambres musculares y dolores de cabeza. En las intoxicaciones más graves, abundante secreción bronquial, dificultad en la respiración, pérdida del equilibrio, pérdida permanente de la memoria, coma, y muerte por paro respiratorio. Pasadas las 12 horas del periodo crítico, se considera superado el problema, ya que la toxina se elimina por vía renal. El ácido domoico es soluble en agua, inodoro e insípido.