AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Noticias Comportamiento Animal

Comportamiento Animal

24 de agosto de 2015

Lluvia de bichos rojos y negros cae sobre los residentes de Sierra Nevada, en California (Estados Unidos)

Como si se tratara de una plaga Bíblica, los residentes de las laderas este de Sierra Nevada, en California, se vieron asqueados por la lluvia de bichos rojos y negros que les caía encima.

La ciudad entera sufrió una intensa lluvia de insectos que caían sobre cualquier cosa, inanimada o animada, como personas y animales.

Según han admitido los científicos, se trata del primer fenómeno de este tipo que tiene lugar en California, aunque explican el suceso por el suave invierno y el clima monzónico que se ha vivido y que ha producido una vegetación más verde con un mayor nivel de nutrientes para este tipo

de insectos.

Tras el incidente, se pueden ver pilas de carcasas acumuladas en la tierra o en el suelo. Los residentes están haciendo lo que pueden para limpiar la zona, pero miles de insectos quedaron aplastados en todas partes, mientras que otros miles volaron hacia la luz, entrando en las casas y en los negocios.

La cuestión es que no se trata de una situación de un solo día, ya que este fenómeno se ha venido produciendo durante los últimos dos meses en las comunidades de la zona alta del desierto, donde los residentes han visto una explosión de bichos negros y rojos, de la especie Melacoryphys lateralis.

Ante tanta cantidad de insectos, no hay forma de deshacerse de ellos ni de erradicarlos. Se meten en todas partes y chocan con lo primero que se encuentran. Aparecen por miles y más de uno no ha podido evitar tragarse alguno sin darse cuenta. Vuelan en dirección a cualquier punto de luz que ven, ya sean coches o casas.

Los hoteles han tenido que poner letreros para avisar a sus huéspedes de que cierren las ventanas por la noche y se recomienda a las personas que apaguen la luz lo antes posible para evitar atraerlos.

Las gasolineras están siendo el punto de mayor atracción para este tipo de animales, atraídos por las luces que emiten, por lo que han cubierto toda la superficie. Al día siguiente, los empleados han tardado hasta tres horas en barrer el suelo para retirar la acumulación de bichos de la noche. Un trabajo que tienen que repetir ocho veces al día, para descubrir dos horas más tarde que todo está igual que antes.

Echar insecticida no sirve para nada y utilizar los exterminadores de bichos, tampoco, por lo que la población espera con impaciencia la llegada del invierno, con la esperanza de que esta plaga termine.

Algo parecido ha sucedido anteriormente en el desierto de Sonora, en Arizona, cerca de Tucson.