AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Noticias Desastres de origen biológico

Desastres de origen biológico

23 de agosto de 2015

Las fuertes lluvias en Tianjin podrían aumentar la zona contaminada

Las fuertes lluvias caídas el martes en la zona donde tuvieron lugar las explosiones, hacen temer que pueda aumentar la contaminación y que incluso la lluvia pueda envenenar el agua subterránea.

Las condiciones climáticas están dificultando las tareas de limpieza, por lo que aumenta la preocupación de una posible contaminación tóxica, después de que se confirmara que las explosiones se cobraron 114 muertos.

Se calcula que en el momento de las explosiones, había unas 700 toneladas de cianuro de sodio, un producto químico altamente tóxico, en la zona norte del puerto de Tianjin, y esta agua podría expandir el problema. Además, el agua de lluvia podría dispersar los residuos químicos que hay en la tierra al aire, una vez que se evaporan, pudiendo causar ciertas reacciones al entrar en contacto con otras sustancias.

Aunque fuentes oficiales siguen afirmando que la calidad del aire y del agua de la ciudad es buena, los residentes y los familiares de las víctimas de las explosiones no creen que sea así.

El lunes, de los 40 puntos de análisis de agua, 8 mostraron niveles excesivamente elevados de cianuro, todos ellos dentro de la zona acordonada de las explosiones, siendo la lectura más alta 28,4 veces por encima de los niveles permitidos. El producto químico ha sido detectado en otros 21 puntos y también se han observado trazas de cianuro en cuatro puntos de pruebas de agua del mar.

Las autoridades han construido una presa de arena y tierra alrededor de la zona de las explosiones, unos 100.000 metros cuadrados, con objeto de evitar que pueda producirse una fuga de contaminantes.

Según han explicado las autoridades, están prestando una gran atención a las previsiones de lluvias para los próximos días y están elaborando planes para tratar toneladas de agua contaminada en la zona cero donde se produjeron las explosiones. Al mismo tiempo, informan que se mantienen alerta en cuanto a la calidad del aire, y que en el caso de que detectaran componentes elevados de productos tóxicos, informarían de inmediato a la población. Sin embargo, a pesar de las promesas gubernamentales, la población tiene miedo y desconfía de la veracidad de la información proporcionada por las autoridades.

Al parecer, un oficial de los servicios de bomberos ha informado a una televisión estatal que había 3.000 toneladas de materiales químicos peligrosos en la zona, en 40 categorías diferentes.

Algunas personas que vivían cerca del lugar de las explosiones lo han perdido todo y piden una compensación económica al gobierno por la ruina en la que han quedado sus viviendas. Por su parte, la empresa que manejaba los productos químicos tenía licencia para ello, aunque unos 10 ejecutivos de la empresa han sido detenidos por la policía.