AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Noticias Huracanes y Ciclones

Huracanes y Ciclones

24 de octubre de 2015

Alerta: el huracán más potente jamás registrado en las costas de México

Imagen del huracán Patricia en las costas del Pacífico mexicano (por cortesía del NOAA).

Patricia fue calificado como el huracán más potente jamás registrado cuando se aproximaba a las costas de México amenazando la región con causar un desastre catastrófico. Antes de su llegada ya se habían registrado ráfagas de vientos máximos de 370 kilómetros por hora. Además, no solo era un huracán con vientos máximos históricos, sino que la presión barométrica tan solo alcanzaba los 885 mbar. Por su parte, el ojo del huracán mantenía un diámetro de 18 kilómetros. Los meteorólogos lo llaman “El Monstruo”.

Se trataba de una situación climática extrema nada parecida a las anteriores por la que se recomendó

encarecidamente tomar muy en serio los avisos de precaución de las autoridades ya que este huracán podría ser devastador. Un huracán ya tenía la categoría 5, el máximo en la escala. El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos advirtió que se trataba de un huracán extremadamente peligroso. Por su parte, el Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara también avisó de la furia del huracán.

La formación del huracán dejó perplejos a los científicos. Según explicaban desde el NOAA, nunca se había formado un huracán de esta categoría de forma tan rápida. De ser tan solo una conglomeración de tormentas eléctricas poco organizadas, se transformó en uno de los sistemas tormentosos más fuertes y peligrosos del planeta.

Las previsiones pronosticaban que afectaría a los estados de Colima, Jalisco y Nayarit con fuertes vientos y lluvias torrenciales, mientras que la costa oeste de México se encontraba en peligro de sufrir daños potencialmente catastróficos.

Era posible que el huracán entrara en tierra cerca o en la costa noroeste de la ciudad de Manzanillo, siendo las probabilidades muy altas de que cuando pisara tierra provocara daños catastróficos.

Ante la llegada del huracán prevista sobre la ciudad de Puerto Vallarta, posiblemente sin perder intensidad, Protección Civil procedió, el jueves. a la evacuación de 50.000 personas de las zonas costeras de Jalisco, Nayarit y Colima, entre ellas 10.000 turistas. Existía una gran preocupación en los alrededores del volcán de Colima, por posibles desprendimientos de bloques de ceniza.

Finalmente, el huracán Patricia tocó tierra con vientos sostenidos de hasta 325 kilómetros por hora y ráfagas de 400 kilómetros por hora, suficiente para levantar una persona, un coche, o incluso para desviar un avión durante su despegue. Ha perdido intensidad y ha bajado rápidamente a un huracán de categoría 1, sin embargo, las autoridades insisten en que podría causar estragos y que no se debe bajar la guardia.

La fuerza de las tormentas hará que descargue casi el 40% de toda la lluvia que cae durante el año en el territorio afectado. Además, podría unirse al frente frío número 8, que desciende por el norte de México y que empeorará la tormenta y sus efectos.

El huracán entró en tierra mexicana pasadas las 16:00 horas (hora local). El ojo del huracán entró por las costas de Cuixmala, Jalisco, sobre las 18:15 horas. Cuando tocó tierra mantenía vientos de 305 kilómetros y rachas de hasta 380, pero unas horas después, la velocidad había bajado a 260 y 300 kilómetros por hora respectivamente.

Las zonas costeras afectadas por el huracán, prácticamente toda la costa pacífica mexicana, se están viendo azotadas por olas de hasta 12 metros. El área comprende desde el extremo sur de Baja California hasta Lázaro Cárdenas, Michoacán; afectando a más de 400.000 personas.

Las autoridades ordenaron el cierre de los aeropuertos de Puerto Vallarta y Manzanillo, dos centros turísticos que se encuentran en la zona afectada. También la circulación por tierra se vio afectada desde el viernes y las instalaciones eléctricas suspendieron el abastecimiento para evitar una mayor catástrofe.

Las autoridades mexicanas prevén que en los próximos días, los vientos y lluvias del huracán lleguen la noche del sábado a Zapatecas, al otro lado de las montañas, e incluso a Tamaulipas. El huracán es tan fuerte que ni siquiera la Sierra Madre podrá detenerlo, por lo que incluso podría alcanzar parte del territorio de los Estados Unidos.