AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Noticias Terremotos

Terremotos

16 de julio de 2015

Los geólogos advierten que el terremoto de Cascadia podría provocar un terremoto en San Andrés y un tsunami en el oceáno Pacífico (Estados Unidos)

Los geólogos se ofrecen para informar a la población sobre cómo podrían sobrevivir un terremoto en la falla de Cascadia. Un terremoto que, según sus cálculos, tendría que haberse producido ya hace 72 años y tras el cual solo tendrían 20 minutos para correr hacia un lugar más elevado antes de que

llegara el tsunami formado en el océano Pacífico.

Cascadia es una zona de subducción. Conforma una placa de subducción convergente que se extiende desde la isla de Vancouver hasta el norte de California. Una falla de subducción muy amplia que separa las placas de Juan de Fuca y la de América del Norte. Ocupa una superficie de 1.000 kilómetros desde California hasta Canadá y se hundirá vertiendo 1126 kilómetros cuadrados de placa en el océano Pacífico, que es lo que provocará el tsunami.

Tampoco hay que olvidar que los estudios científicos realizados en esta zona relacionan la zona de subducción de Cascadia con el norte de la Falla de San Andrés, y se sospecha que esta zona podría haber provocado la mayoría de los terremotos más potentes que han tenido lugar en el norte de la falla de San Andrés durante al menos los últimos 3.000 años, aproximadamente.

Según explican los científicos, la única forma de escapar de este terremoto y del tsunami será a pie, puesto que las carreteras sufrirán un proceso conocido como licuefacción. Se recomienda comenzar a correr hacia zonas altas en el momento en el que los perros ladren, ya que reaccionan al sonido de las ondas de compresión que no podemos escuchar los humanos.

Se calcula que la velocidad de desplazamiento a pie para poder sobrevivir será de al menos 5,6 kilómetros por hora.

El “terremoto asesino de Cascadia” como se conoce al terremoto que tendría lugar en esta línea de falla, hace ya 72 años que tendría que haberse registrado, por lo que podría tener lugar en cualquier momento. Se trata de un terremoto muy potente que hundirá la zona costera, aunque los científicos calculan que no afectará a la zona costera de Oregón, Washington y California.