AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

La Luna

Luna llena del 7 de diciembre de 1992 obtenida durante el vuelo de la nava espacial Galileo. En el cráter de la derecha, al pie de la imagen, se puede observar la cuenca Tycho. Las zonas oscuras son cuencas cubiertas de rocas de lava. En la izquierda: Oceanus Procellarum. En el centro: Mare Imbrium. En la derecha: Mare Crisium. (Imagen actualizada el 12/04/2011. Crédito: NASA/JPL).

La luna es el único satélite de la Tierra y cuenta con un diámetro ecuatorial de 3.474 kilómetros, siendo el quinto satélite más grande de nuestro Sistema Solar.  Orbita a la Tierra a una distancia aproximada de unos 384.000 kilómetros o a 0.00257 UA. Lo que según calculan los científicos son treinta veces el diámetro de la Tierra.

En comparación con la Tierra, es bastante grande: un cuarto del diámetro del planeta y 1/81 de su masa.

Se encuentra en relación síncrona con la Tierra, es decir, siempre muestra la misma cara hacia nuestro planeta. En el hemisferio visible se pueden observar oscuros mares lunares de origen volcánico.

Su ciclo de fases lunares ha hecho de este satélite un objeto celeste de importante efecto en la Tierra. Su influencia gravitatoria produce las mareas y el aumento de la duración del día. Modera el bamboleo de la Tierra sobre su eje, lo que lleva a un clima relativamente estable sobre billones de años.

¿Por qué recibe el nombre de Luna?

El satélite natural de la Tierra se llama luna porque las personas desconocían la existencia de otras lunas hasta que Galileo Galilei descubrió cuatro lunas orbitando a Júpiter en el año 1610.

Para evitar confusiones, a  las demás lunas se les dio un nombre en lugar de llamarlas lunas.

¿Por qué siempre vemos la misma cara de la Luna?

Siempre vemos la misma cara de la Luna porque tarda 27,3 días en rotar sobre su eje y en orbitar a la Tierra, a la misma velocidad. Es lo que se conoce como rotación síncrona con la Tierra. Vemos una luna llena, media luna, luna nueva, o no vemos ninguna luna porque la luna refleja la luz del sol. De ahí que siempre veamos la misma cara de la Luna. De lo mucho o poco que se vea este satélite depende de su posición en relación con la Tierra y el sol.

Su estructura interna

Está compuesta por una superficie sólida, rocosa, cuya mayor parte se encuentra llena de cráteres y agujereada por culpa de los impactos. Contiene una atmósfera débil, conocida como exosfera y no tiene ni lunas, ni anillos.

Es muy probable que la luna tenga un pequeño núcleo de un 1 o 2 por ciento de la masa de la luna y de unos 680 kilómetros de ancho. Está compuesto principalmente de hierro, aunque podría contener grandes cantidades de sulfuro y de otros elementos.

Este manto rocoso es grueso y compuesto por rocas densas ricas en hierro y magnesio. El magma del manto salió a la superficie en el pasado y entró en erupción  a través de volcanes hace más de un billón de años.

La corteza tiene unos 70 kilómetros de profundidad. La parte más externa de la corteza se encuentra partida debida a los impactos que ha recibido.

Superficie de la Luna

La luna es rocosa, llena de cráteres formados por el impacto de asteroides hace millones de años, sin embargo, al no contar con un patrón climático, estos cráteres no han sufrido erosión.

La composición media de la superficie lunar por peso de de aproximadamente un 43 por ciento de oxígeno, un 20 por ciento de silicona, un 19 por ciento de magnesio, un 10 por ciento de hierro, un 3 por ciento de calcio, un 3 por ciento de aluminio, un 0,42 por ciento de cromo, un 0,18 por ciento de titanio y un 0,12 por ciento de manganeso.

El 13 de noviembre de 2009, la NASA anunció que habían descubierto agua en la Luna. Sucedió el 9 de octubre cuando la NASA estrelló la sonda LCROSS y su impulsor en el fondo del cráter Cabeus, en el polo sur de la Luna. La colisión levantó una columna de material desde el fondo de un cráter. El agua que levantó por el impacto de la sonda, según explicaba un científico, podría haber llenado una docena de baldes de ocho litros.

Este descubrimiento marca una nueva perspectiva de la Luna.

Atmósfera de la luna

La luna tiene una atmósfera muy fina, de hecho es prácticamente nula, por lo tanto, cualquier huella que se plasme en su superficie, puede permanecer durante siglos. Sin apenas atmósfera, el calor no se mantiene en su superficie, por lo que las temperaturas varían considerablemente.

Las temperaturas diurnas, en los días soleados, alcanzan los 134ºC. En la zona oscura de la luna, el frío puede alcanzar los -153ºC.

Al no existir un manto protector, las radiaciones ultravioletas y los rayos gamma emitidos por el Sol bombardean la superficie lunar constantemente.

Características orbitales

Según explica la NASA, nuestro satélite se encuentra a unos 384.400 kilómetros de distancia de la Tierra.

Su momento más cercano a la Tierra (el perigeo), se sitúa en 363.300 kilómetros.

Su momento más lejano a la Tierra (el apogeo), se sitúa a 405.500 kilómetros.

Su movimiento

La luna completa una órbita alrededor de la Tierra cada 27 días, por lo que sale aproximadamente una hora más tarde cada día, y rota a la misma velocidad. Esto hace que mantenga siempre la misma cara frente a nuestro planeta durante el tiempo que dura su órbita.

La cara de la luna que se encuentra siempre frente a la Tierra se conoce como la cara visible. La cara opuesta se conoce como la cara oculta. En ocasiones, se denomina esta cara de la luna como la cara oscura, aunque no es del todo correcto. Cuando la luna se encuentra entre la Tierra y el sol, durante la fase de luna nueva, la cara oculta de la luna se encuentra iluminada por la luz solar.

Movimiento de traslación lunar

Teniendo en cuenta que la Luna tarda unos 27 días en completar su órbita alrededor de la Tierra, y nuestro planeta tarda 24 horas en completar la vuelta alrededor de su eje, se produce un lógico retraso diario de la Luna.

Traslación de la Luna alrededor del Sol

Al desplazarse alrededor del Sol, la Tierra arrastra la Luna y la forma de la trayectoria que describe es una curva que siempre dirige su concavidad hacia el Sol.

La velocidad con la que la Luna se desplaza en su órbita alrededor de la Tierra es de 1 kilómetro por segundo.

Órbita de la Luna

La Luna describe alrededor de la Tierra una trayectoria elíptica de baja excentricidad, a una distancia media de 384.400 kilómetros y en sentido anti-horario. Varían la distancia entre la Tierra y su satélite, así como la velocidad en la órbita.

La órbita de la Luna es completa porque se encuentra lo suficientemente lejos de la Tierra y la fuerza de gravedad del Sol es importante. Debido a la complejidad de este movimiento, los nodos de la Luna no están fijos, sino que dan una vuelta en 18,6 años. El eje de la elipse lunar tampoco está fijo y el apogeo y perigeo dan una vuelta completa en 8,85 años. Por su parte, la inclinación de la órbita varía entre 5º y 5º18´.

Al mismo tiempo, la Luna se aleja unos cuatro centímetros al año de la Tierra, a la vez que va frenando la rotación terrestre. Esto podría provocar que en un futuro, los eclipses totales de sol no se puedan producir porque la Luna no tendrá suficiente tamaño para tapar el disco solar.



Bibliografía:

NOAA. Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio.
Space.com
“Planet Definition Questions & Answers Sheets”. International Astronomical Union. 2006.
Binder, A.B. 1974. “On the origin of the Moon by rotational fission”. The Moon.
Stroud, Rick (2009). “The book of the Moon”. Walken and Company. 99. 24-27.
Mitler, H.E. (1975). ·Formation of an iron-poor moon by partial capture” or “Yet another exotic theory of lunar origin”. Icarus.
Stevenson, D.J. (1987) “Origin of the moon-the collision hypothesis” Annual Review of Earth and Planetary Sciences.
NASA Staff. “Solar System Exploration- Earth´s Moon: Facts & Figures”.
“Hielo en la Luna”. Informe de la NASA.
“Hallan signos de agua en la Luna”, El País.com
“India´s lunar mission finds evidence of wáter on the Moon – Times Online.
Water molecules found on the Moon. NASA
“Descubrimiento de agua en la Luna”. El Periódico.com