AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Formación

Concepto del artista de la colisión de la Tierra con un planeta formando la luna y la Tierra, en HD 172555 (Crédito: NASA/JPL-Caltech. http://www.nasa.gov/multimedia/imagegallery/image_feature_1454.html Imagen de dominio público vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Artist%27s_concept_of_collision_at_HD_172555.jpg#/media/File:Artist%27s_concept_of_collision_at_HD_172555.jpg)

Existen varias teorías sobre cómo se formó la luna, aunque la hipótesis más reciente, y que parece ser la más cercana a la realidad, muestra que se formó debido al impacto con un gran objeto celeste, del tamaño de Marte, que chocó con la Tierra hace unos 4,5 billones de años. Los escombros que volaron de la Tierra y del objeto que colisionó con nuestro planeta se fusionaron hasta formar este satélite natural. Los científicos han llegado a la conclusión que el impacto tuvo que haber sucedido hace unos 95 millones de años tras formarse el sistema solar. En unos 100 millones de años, la mayor parte del magma oceánico global que lo conformaba se cristalizó, con rocas menos densas que flotaron hacia arriba y que terminaron formando la corteza lunar.

Esta hipótesis del gran impacto, en ocasiones se conoce como el Big Splash o el Impacto de Theia, ya que al objeto celestial que impactó con la Tierra, se le llama Theia, por el Titán de la mitología griega, madre de Selena, diosa de la Luna.

Para apoyar esta hipótesis, los científicos se basan en que el eje de la Tierra y la órbita de la Luna tienen orientaciones similares. Muestras traídas de la Luna indican que la superficie de nuestro satélite en un tiempo pasado estaba derretido, el pequeño núcleo de hierro de la Luna, y la menor densidad en comparación con la Tierra, prueban que existen colisiones similares en otros sistemas de estrellas, y los grandes impactos son consistentes con las teorías de la formación del sistema solar. Además, las proporciones de isótopos estables de roca lunar y terrestre son idénticos, lo que implica un origen común.

Comparar la composición de los isótopos de zinc de muestras de la Luna con rocas de la Tierra y de Marte aporta más pruebas de la hipótesis del impacto.

Sin embargo, esta hipótesis del origen de la Luna presenta ciertas dudas que todavía deben ser resueltas. Por ejemplo, la hipótesis sostiene que se podría haber formado un océano de magma en la superficie tras un gran impacto. Sin embargo, no existen pruebas que indiquen que la Tierra haya tenido este tipo de océano de magma.

La Tierra posiblemente sería un lugar diferente si no existiera la luna. No solo la Tierra ha disminuido la rotación de la Luna, pero la Luna está disminuyendo el ritmo de rotación de la Tierra. Desde que se formó la luna, la Tierra ha estado disminuyendo su rotación debido a la fricción de las mareas causadas por la luna, y como reacción a este cambio de energía, la luna ha estado alejándose de la Tierra. De hecho, en el momento en el que se formó la luna, la Tierra rotaba mucho más rápido que hoy. Un día en la Tierra joven duraba solo unas horas. Pero la Luna, al ser tan pequeña en relación con la Tierra, tardará más de un siglo del sistema solar en ralentizar el ritmo de movimiento de la Tierra con respecto al ritmo de la órbita de la Luna.

Aunque esta hipótesis de un gran impacto domina las conversaciones entre la comunidad científica, otra teoría sugiere que dos lunas jóvenes podrían haber colisionado en una sola y que la Tierra podría haber robado la luna de Venus.

Otra hipótesis para la formación de la Luna aboga por un impacto de un gran asteroide en la Tierra mucho más tarde de lo que se ha pensado, creando el satélite a partir de escombros de la Tierra. En esta hipótesis, la formación de la Luna tendría lugar hace 60-140 millones de años después de la formación del Sistema Solar.

Anteriormente, se había pensado que la edad de la Luna era de unos 4.527 ± billones de años.

Por otra parte, otra hipótesis propone que la Luna y la Tierra se formaron juntas en lugar de por separado, como sugiere la hipótesis del gran impacto. Este nuevo modelo sugiere que la Luna y la Tierra se formaron como parte de la colisión masiva de dos objetos planetarios, más grandes que Marte, que volvieron a colisionar hasta formar lo que hoy llamamos Tierra. Después de esta segunda colisión, la Tierra se vio rodeada por un disco de material, que se combinó para formar la Luna.



Bibliografía:

NOAA. Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio.
Space.com
“Planet Definition Questions & Answers Sheets”. International Astronomical Union. 2006.
Binder, A.B. 1974. “On the origin of the Moon by rotational fission”. The Moon.
Stroud, Rick (2009). “The book of the Moon”. Walken and Company. 99. 24-27.
Mitler, H.E. (1975). ·Formation of an iron-poor moon by partial capture” or “Yet another exotic theory of lunar origin”. Icarus.
Stevenson, D.J. (1987) “Origin of the moon-the collision hypothesis” Annual Review of Earth and Planetary Sciences.
NASA Staff. “Solar System Exploration- Earth´s Moon: Facts & Figures”.
“Hielo en la Luna”. Informe de la NASA.
“Hallan signos de agua en la Luna”, El País.com
“India´s lunar mission finds evidence of wáter on the Moon – Times Online.
Water molecules found on the Moon. NASA
“Descubrimiento de agua en la Luna”. El Periódico.com
Moonconnection
Solar Systema. NASA
“Revisiting the Moon”. New York Times. 2014.
“The Big Splat, or How The Moon Came To Be”. John Wiley & Sons. 2003. Mackenzie, Dana.
“Oxygen isotopes and the Moon-Forming Giant Impact”. Science. Wiechert, U. et al (2001).
“Impact Theory Gets Whacked” Daniel Clery. 2013.
“On the Origin of the Moon by rotational fission”. Binder, A.B. 1975.
“Origin of the Moon and its Topograhoy”. Daly, Reginald A. 1946.
“The Origin of the Moon”. Cameron, A.G.W.; Ward, W.R. 1976.