AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Planeta X / Nibiru

La localización del Planeta X

Harrington, Robert S.
Se utiliza la posición de Urano y Neptuno, así como la ascensión y declinación para determinar la ubicación del décimo planeta. Los residuales se convierten en longitud y latitud elíptica. Los resultados se combinan entonces en puntos normales estacionarios, produciendo una media geocéntrica espacial que parece representar el equivalente heliocéntrico de las oposiciones observadas. Se cree que este tipo de planeta debería estar situado en la región de Escorpio, con mucha menos probabilidad de que se encuentre en Tauro.

Línea de tiempo de investigación con respecto a la “búsqueda del Planeta X”.

- En 1841, John Couch Adams comenzó a investigar los, por entonces, numerosos residuales en la moción de Urano. En 1845, Urbain Le Terrier comenzó a investigarlos también. Adam presentó dos soluciones diferentes al problema, asumiendo que las desviaciones eran causadas por la gravedad de un planeta desconocido.

- 30 de septiembre de 1846. Una semana después del descubrimiento de Neptuno, Le Terrier declaró que todavía podría haber otro planeta desconocido ahí fuera. El 10 de octubre, se descubrió la extensa luna Tritón, que aportó un método sencillo para determinar la masa de Neptuno, que terminó siendo un 2% mayor de lo esperado por las perturbaciones sobre Urano.

- Otro intento de encontrar un planeta más allá del planeta Neptuno fueron llevadas a cabo en 1877 por David Todd. Utilizó un método gráfico en base a los residuales de Urano, derivó elementos para un planeta más allá de Neptuno: distancia 52 a.u., período 375 años, magnitud más débil que 13.

- En 1879, Camilla Flammarion añadió otro tema a la existencia de un planeta más allá de Neptuno: los cometas periódicos tienden a girar alrededor de órbitas de planetas grandes. Júpiter es el que tiene el mayor número de este tipo de cometas y Saturno, Urano y Neptuno también tienen algunos, cada uno.

- Percival Lowell, muy famoso por ser aficionado de Marte, construyó un Observatorio privado en Flagstaff, Arizona. Lowell llamó a este planeta hipotético, Planeta X, y llevó a cabo varias búsquedas, sin éxito. Su primera búsqueda del Planeta X llegó a su fin en 1909, pero en 1913 lo intentó nuevamente, con una nueva predicción para el Planeta X, epoch 1850-01-01, 11.67 deg., perih. 186, excentricidad 0.228, 47.5 a.u.. inclinación 7.30 deg., masa 1/21000 masas solares. Lowell y otros investigadores buscaron el Planeta X en vano desde 1913-1915. En 1915, Lowell publicó sus teorías sobre el Planeta X. Es irónico que ese mismo año, se tomaron dos fotografías no muy nítidas de Plutón en el Observatorio de Lowell. Sin embargo, nunca fueron reconocidas hasta después del descubrimiento de Plutón en 1930.

New York Times. 19 de junio de 1982

Algo ahí fuera, mucho más lejos de lo que conocemos en nuestro sistema solar, parece estar influyendo sobre Urano y Neptuno. Algunas fuerzas gravitatorias perturban a estos dos planetas gigantes, causando irregularidades en sus órbitas. Esta fuerza sugiere la presencia, muy lejos y sin ser observado, de un gran objeto que podría ser el largamente buscado Planeta X. La última vez que se llevó a cabo una búsqueda seria del cielo se descubrió Plutón en 1930, el noveno planeta. Pero la historia comienza hace más de un siglo, después del descubrimiento de Urano en 1781 por el astrónomo británico y músico William Herschel. Hasta entonces, el sistema planetario parecía terminar en Saturno. Hoy en día, los científicos aceptan teorías en cuanto a las Placas Tectónicas. Hay artículos y estudios que demuestran que, hace mucho tiempo, todos los continentes de la Tierra estaban en un lado del planeta. Lo que la historia no explora es la respuesta a la pregunta: ¿Si todos los continentes estaban a un lado, qué había al otro lado? El otro lado se había descrito como un enorme agujero, coincidiendo con la descripción de los sumerios de cómo era la Tierra. Los sumerios decían que la Tierra era en realidad la mitad del planeta llamado Tiamat, que se rompió al chocar con Nibiru (el Planeta X).

El descubrimiento de nuevos planetas, en los últimos doscientos años, ha sido más bien debido a la ciencia de las matemáticas que al diseño de mejores telescopios. Las irregularidades matemáticas en las órbitas de los planetas han originado que los astrónomos especulen sobre la existencia de otro planeta sin descubrir, que se encuentra más lejos. Los astrónomos están tan seguros de la existencia de este planeta que ya lo han llamado Planeta X, el Décimo Planeta. Incluso la NASA ha reconocido oficialmente la posibilidad del Planeta X, anunciando que “algún tipo de objeto misterioso existe realmente ahí – más lejos del planeta más lejano – Un año después, la nueva nave espacial IRAS (Satélite Astronómico Infrarrojo) fotografió un extenso objeto misterioso en las profundidades del espacio.

Hasta el día de hoy, la búsqueda del Planeta X continúa. Podría ser que algún día, no muy lejano, nos encontremos un planeta que coincida con las descripciones de los sumerios de un planeta entre 4-8 veces el tamaño de la tierra, en su elevada órbita elíptica de 3.600 años alrededor del sol...

Podemos ver una prueba de que los continentes estaban conectados antiguamente, simplemente mirando un mapa de la Tierra y comprobando cómo encajan las piezas. Esto significaría que, en alguna ocasión, la Tierra era la mitad de un planeta.

¿A dónde se ha ido la otra mitad? Los diagramas muestran las descripciones de los sumerios explicando cómo se formó nuestra Tierra... Según ellos, los satélites del Planeta X (Nibiru) colisionaron con nuestra antigua Tierra en el pasado, creando el cinturón de asteroides y quedándose como otro miembro de nuestro sistema solar, para siempre, con una órbita de 3.600 años alrededor del sol.

En febrero de 1971, los Estados Unidos lanzaron el Pioneer 10. Los científicos del Pioneer 10 dejaron una placa de aluminio grabada. La placa intenta explicar, a quien pueda encontrarla, que la Humanidad está compuesta por hombres y mujeres, etc., y que (Pioneer 10) procede del tercer planeta de este Sol. Nuestra astronomía se basa en la noción de que la Tierra es el tercer planeta contado desde el centro de nuestro sistema, es decir, desde el Sol. Sin embargo, para alguien que se acerca desde el espacio exterior, el primer planeta es Plutón, el segundo es Neptuno, el tercero es Urano, el cuarto Saturno, el quinto Júpiter, el sexto Marte y la Tierra sería el séptimo.

El hecho de que el doceavo planeta aparezca y desaparezca de la vista de la Tierra, confirma la existencia de su permanencia en la órbita solar. De esta forma actúa como muchos otros cometas.

Su órbita

                                   Imagen reciente del Planeta X visto en Portland (Estados Unidos)


La órbita de Nibiru es larga y estrecha. No depende de temas gravitacionales u orbitales del Sistema Solar, sino en un esquema mucho mayor, que hace que tenga que volver a nuestro Sistema Solar. Existe un equilibrio entre la atracción que ejerce nuestro Sol y otro objeto, que no vemos pero que también existe. Nibiru viaja de forma interminable entre estas dos fuerzas, incapaz de establecer una órbita alrededor de uno solo. Su trayectoria hace que permanezca la mayor parte del tiempo en el espacio oscuro, desplazándose lentamente de uno a otro. Y cuando se aproxima a uno de estos gigantes, siendo uno de ellos nuestro Sol, acelera su velocidad, y llega a una velocidad máxima cuando lo pasa.

ACTUALIZACIONES

Actualización 1.

La Teoría de Orpheos, una de las últimas publicadas, explica que un planeta colisionó con nuestra tierra primitiva creando nuestra luna. Casi igual que lo que describen los sumerios hace 6.000 años...

Los textos Mesopotámicos exaltan el brillo del planeta y decían que se podía observar incluso durante el día “visible al amanecer, desapareciendo con la puesta de sol”.  Un sello cilíndrico hallado en Nippur, muestra un grupo de trabajadores mirando hacia arriba hacia el doceavo planeta (expuesto como la Cruz).

Los textos Mesopotámicos hablan de la aparición periódica del planeta como un evento observable y predecible. Además, se sabía que el planeta que se acercaba, causaba lluvias e inundaciones, debido a sus fuertes efectos gravitatorios. Igual que los sabios de Mesopotamia, los profetas Hebreos consideraban el acercamiento del planeta a la tierra y su aparición, visible ante la Humanidad como el advenimiento de una nueva era.

Las fuentes Mesopotámicas y bíblicas aportan evidencias importantes de que el período orbital del doceavo planeta es de 3.600 años. El número 3.600 fue escrito en sumerio como un extenso círculo. El epíteto para el planeta, shar, también significa “el círculo perfecto” o “un círculo completo”. También significa el número 3.600. La identidad de los tres términos – planeta/órbita/3.600 – podría no ser una simple coincidencia. Los reinados (en un Texto Sumerio) son múltiples del año 3.600 shar. La conclusión es que estos shar´s están relacionados con el período orbital shar, de 3.600 años.

Muchos de los sellos cilíndricos describen los movimientos del planeta y los tres puntos cruciales desde los que se puede observar su aparición y seguirlo desde la Tierra.

Todas las personas de la antigüedad consideraban el acercamiento periódico del doceavo planeta como un signo de grandes agitaciones, cambios y nuevas eras. Los textos Mesopotámicos hablaban de la aparición periódica del planeta como algo predecible y un evento observable. “El gran planeta y su aspecto rojo oscuro”. El día en sí se describía en el Antiguo Testamento como el tiempo de lluvias, inundaciones y terremotos.

Si vemos los pasajes bíblicos del Antiguo Testamento (Hebreo), igual que los textos de Mesopotamia, en cuanto al pasaje en el que se habla de un gran planeta con una gran fuerza gravitacional en la cercanía de la Tierra, comprenderemos perfectamente las palabras de Isaías: “Vinieron de una tierra muy lejana, desde el otro lado del Cielo, Dios y sus armas de venganza, vinieron para destruir la Tierra. Por ello, agito el Cielo y la Tierra y la sacudo fuera de su lugar. Cuando el Dios de los Anfitriones cruce, será el día de la venganza en llamas”.

Incluso la Biblia Kolbrin habla de las catástrofes de Egipto con muchos detalles que indican el horror vivido durante la hora del reverso de los polos, o los días del detenimiento de la rotación, incluso del bamboleo extremo de la Tierra antes de la catástrofe.

También se habla de fenómenos meteorológicos como nevadas en verano, mujeres que abortan o que no pueden concebir, sequías…

La Biblia también hace alusión a un periodo de siete años de plagas, de la magnitud de las sequías y de las cosechas perdidas, o de las enfermedades provocadas por sistemas inmunes deprimidos.

La Biblia Kolbrin habla de Noé, que empezó a construir un arca cuando la Luna se volvió de color cobre y se movió en el cielo, lo que significaba un bamboleo definitivo.

Hoy en día, se ha hablado de una Luna cobre y del desplazamiento de nuestro satélite, ocupando un lugar que no es el suyo habitual en el cielo. Muchos han admitido que es cierto, incluso los Inuits.

La Biblia Kolbrin habla que durante el Éxodo, las claves del cielo informaron a la población que iba a tener lugar otro reverso de los polos. La cola del Planeta X, descargó lluvia roja y granizo, por el polvo y escombros de su cola. Sin embargo, esta Biblia no explica el periodo de tiempo que transcurrió desde que vieron las señales en el cielo hasta que se produjo el reverso en sí.


Actualización 2.

Cómo y cuándo intentar fotografiar el Planeta X

Circulan muchas imágenes, supuestas del Planeta X, algunas parecen ser verdaderas. Un nuevo método para fotografiar este buscado planeta resulta ser bastante certero y seguro.

Si quiere intentarlo, aquí tiene unas instrucciones sencillas y al alcance de todos.

Busque un disquete, de esos que se usaban antes. (Si no lo tiene, puede comprar uno a través de alguna página de venta en línea).

Ábralo y retire el filtro oscuro que tiene en su interior (en el centro).

Mientras que otros filtros, como una lente de soldador, pueden quitar la luz del sol, el disquete actúa mejor porque garantiza un filtro al ROJO. Una lámina de plástico rojo no lo hará, simplemente está coloreada de rojo. El filtro que hay que utilizar se encuentra en el mismo centro del disquete y puede observarse en el diagrama del “disco magnético”. Es necesario retirar el plástico oscuro del interior del disquete.

Al mirar directamente a una luz a través de este filtro, lo que verá será rojo/marrón. Este es el filtro que necesita para ponerle a la parte frontal de su cámara de fotos para mirar a través de ello.

El resto del disquete, lo puede tirar.

Ahora ya puede intentar fotografiar el sol y ver qué sucede


Bibliografía:

John Noble Wilford. The New York Times. 30/01/1983,
Robert Harrington. The Washington Post. 30/12/1983.
Zecharia Sitchin. “The 12th Planet”.
Zecharia Sitchin. Official website.
The Kolbrin Bible.
The Bible.
“IAU. 2006. General Assembly: Resolutions 5 and 6”International Astronomical Union.
“The Search for a Planet Beyond Neptune”. 1964. Morton Grosser.
“The Hunt for Planet X. Springer. 2009. Govert Schillling.
“The Early Development of Ideas Concerning the Transneptunian Region”. J.K. Davies; J. McFarland; M.E. Bailey; B.G. Marsden et al. 2008.
“The Discovery of Pluto”. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.1931.
“Is Pluto a Planet? A Historical Journey through the Solar System”. David A. Weintraubb. 2014.
“The Diameter of Pluto”. Publications of the Astronomical Society of the Pacific. Gerard P. Kuiper. 1950.
“The Photographic Magnitude and Color Index of Pluto”. Walter Baade. Publications of the Astronomical Society of the Pacific.
“Mass and Position Limits for An Hypothetical Tenth Planet of the Solar System”. Dennis Rawlins. 1973.
“The location of Planet X”. R.S. Harrington. The Astronomical Journal. 1988.
“Mystery Heavenly Body Discovered”. Thomas O´Toole. Washington Post. 1983,
“Astronomers discover new planet”. BBC News. 2004.
“NASA-funded scientists discover Thenth Planet”. Jet Propulsion Laboratory. 2005.
“Unabashedly Onward to the Ninth Planet”. Alan Stern. 2006. NASA
“David Jewitt: Planet X”. University of Hawai. Personal website. 2006.
“New planet found in our Solar System?” National Geographic. 2012.
“Has Science just admitted Planet X/Nibiru Exists? Believers say full “Nibiru Disclosure” is Coming”. Inquisitr. 2015.