AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Explicación

Mapa que muestra cómo podría quedar la subida del mar tras el reverso de los polos.

La hipótesis del deslizamiento polar o reverso de los polos sugiere que han tenido lugar cambios geológicos muy rápidos en ciertas ubicaciones geográficas de los polos y del eje de rotación de la Tierra, provocando catástrofes como inundaciones, eventos sísmicos, erupciones volcánicas, etcétera.

Esta hipótesis del reverso de los polos no debe confundirse con el deslizamiento geomagnético, el reverso periódico del campo magnético de la Tierra (que cambia los polos magnéticos sur y norte). El deslizamiento geomagnético es un fenómeno mucho más aceptado entre la comunidad científica que un reverso de los polos.

Según explicaba la NASA en 2011, los científicos tienen claro que el campo magnético de la Tierra ha deslizado su polaridad muchas veces a lo largo de los siglos. Hace unos 800.000 años, el polo magnético sur se encontraba en el punto opuesto al que tenemos ahora.

Para la NASA, los reversos de los polos son fenómenos reales, no son una excepción. De hecho, calculan que se produce un reverso de los polos cada 200.000 a 300.000 años. La polaridad de la Tierra no es una constante. Los geofísicos dicen estar casi seguros que la razón por la que la Tierra tiene un campo magnético es porque su núcleo es de hierro sólido, rodeado por un océano de fluido metálico líquido, que está caliente. La corriente de hierro líquido que se encuentra en el núcleo de la Tierra crea corrientes eléctricas, que a su vez crean el campo magnético.

Aunque algunas zonas de la corteza terrestre se encuentran a demasiada profundidad para que los científicos puedan medirlas directamente, se puede calcular el movimiento en el núcleo observando los cambios en el campo magnético.

La NASA explica que el campo magnético del polo norte se ha estado moviendo hacia el norte, más de 1.100 kilómetros, desde principios del siglo XIX, cuando fue alcanzado por exploradores. Ahora se está moviendo a un ritmo más rápido, por lo que calculan que se desplaza a unos 64 kilómetros al año, cuando en el siglo XX se movía a unos 16 kilómetros al año.

El reverso de los polos en realidad es un movimiento desde el interior de la Tierra, el núcleo, para alinearse con el cometa gigante en aproximación. El Planeta X, debido a su gran tamaño en comparación con nuestro planeta, domina el magnetismo, y es a este respecto que la gravedad produce el cambio de los polos. La corteza de la Tierra se resiste al alineamiento con el cometa gigante, viéndose atrapada en un mar de empujes magnéticos. En otras palabras, la corteza de la Tierra quiere continuar con el empuje magnético de siempre, mientras que el núcleo de la Tierra, se deja llevar por el magnetismo del Planeta X. Se acumula una gran tensión entre la corteza de la Tierra y su núcleo. Esta tensión se libera cuando el núcleo de la Tierra rompe con su corteza, y se desplaza. Sin embargo, el núcleo de la Tierra arrastra la corteza terrestre consigo.

Un número creciente de científicos empiezan a mostrar su preocupación ante la posibilidad de que un reverso de los polos, que parece estar en camino, sea la verdadera causa detrás del cambio climático. No que exista un calentamiento global provocado por la contaminación que genera el hombre, ni por el Sol, o por el sobrecalentamiento de los volcanes subterráneos, sino que lentamente se está produciendo un reverso de los polos. No hace mucho, la propia NASA publicaba que había descubierto una gran grieta en el campo magnético de la Tierra.

Esta grieta en nuestro campo magnético permite la entrada de vientos solares que pueden alterar nuestro clima. No solo este reverso de los polos está cambiando el clima, sino que también está provocando cambios geológicos, como supertormentas, y cambios sociológicos.

Todo está por ver, pero el reverso de los polos de la Tierra parece aumentar rápidamente y estar afectando nuestro planeta. Pero, ¿cómo de grave será cuando se complete?

¿Cómo puede producirse un reverso de los polos?

La Tierra no es una pieza sólida de roca, sino que está formada en capas. Nosotros vivimos en la capa exterior de superficie de la corteza, formada por siete placas continentales principales y unas cuantas más pequeñas.

El núcleo interno de la Tierra consiste en hierro sólido, rodeado por un núcleo externo de hierro líquido. El manto bajo está formado por roca derretida. El manto superior y la corteza son sólidos, conectados entre sí ligeramente y que pueden deslizarse el uno contra el otro, uno de cuyos efectos es el movimiento continental. Todas las capas tienen la capacidad de moverse de forma independiente.

Bajo la corteza de la Tierra, o litosfera, a una profundidad de 50-150 kilómetros, se encuentra la astenosfera. La corteza se divide en placas, y la teoría de la placa tectónica dice que estas placas se mueven de forma independiente, a un ritmo de 1-4 centímetros al año. La acción de estas placas empujándose la una contra la otra origina las cordilleras de montañas, los terremotos y estimula la actividad volcánica.

Hay dos formas en las que podría producirse un reverso de los polos:

Tipo 1: un desplazamiento repentino y radical del eje de rotación del planeta.

Tipo 2: un deslizamiento de la corteza sólida del planeta sobre el interior derretido, de forma que cambiaría la localización polar.

13 de noviembre de 2015

La NASA anuncia que nos encaminamos hacia un reverso de los polos

La NASA ha anunciado que la Tierra podría estar a punto de vivir un reverso de los polos, lo que le dejaría incapaz de defenderse contra la radiación solar durante 200 años, con consecuencias devastadoras para los humanos.

La Agencia Espacial de los Estados Unidos ha explicado que si tuviera lugar un reverso de los polos magnéticos de nuestro planeta, aumentarían considerablemente los casos de cáncer de piel, sufriríamos apagones electrónicos a nivel mundial, y los fenómenos meteorológicos extremos podrían provocar una extinción de la humanidad.

Los investigadores climáticos creen que estamos en vías de un reverso del campo magnético del planeta, un evento que ha tenido lugar antes y que dicen causó la extinción de la especie Neandertal.

Según el principal investigador de este tema, de la universidad de Colorado, en Builder, cuando tiene lugar este reverso de los polos, el campo magnético de la Tierra – que evita que los peligrosos rayos solares lleguen a nosotros – quedaría neutralizado durante unos 200 años.

Para este investigador, cuando se produzca el reverso de los polos en la Tierra, no tendremos campo magnético durante unos 200 años. Durante ese tiempo, las explosiones solares entrarán en nuestra atmósfera, como hicieron en Marte hace billones de años, pudiendo causar daños devastadores. Aunque añadió que 200 años no serían suficientes como para que el Sol causara una importante reducción de la atmósfera como para aniquilar la vida en nuestro planeta.

Sin embargo, otros investigadores advierten que el campo magnético es nuestra defensa más importante contra los rayos UV del Sol, y que cualquier pérdida de la defensa podría aumentar el riesgo de cáncer de piel.

Sin un campo magnético adecuado, o significativamente reducido, podrían destruirse nuestras instalaciones globales de comunicaciones, suministros energéticos, e incluso causar incendios y saqueos en las calles.

Otras fuentes extra oficiales han pronosticado que el reverso de los polos provocará un desplazamiento de los continentes, provocando terremotos de gran intensidad, cambios climáticos repentinos, y una destrucción a nivel global.

Según los geólogos, este reverso de los polos suele suceder en la Tierra, siendo el último de hace 780.000 años, durante la edad de piedra.

Para el Director del departamento de Geomagnetismo en el British Geological Survey, durante los reversos de los polos anteriores, no se produjo ningún reverso de los continentes a nivel mundial, ni tampoco desastres a nivel planetario, ya que se lo han confirmado los fósiles y otros datos históricos que han analizado los geocientíficos.

Para la científica Directora del Niemegk Geomagnetic Observatory en el GFZ de Potsdam, en Alemania, no se trata de un reverso de los polos repentino, sino de un proceso lento, durante el cual nuestro campo magnético se debilita y probablemente el campo se hace más complejo pudiendo mostrar más de dos polos durante un tiempo, hasta acumular fuerza y alinearse en la dirección opuesta. Es cuando el campo magnético se encuentra en su momento más débil, cuando estamos en mayor riesgo ante las explosiones solares.

Según un profesor de Geofísica de la universidad de Rochester, las eyecciones de masa coronal suelen tener lugar de forma ocasional en el sol, y en ocasiones se dirigen hacia la Tierra. Algunas de las partículas asociadas con las Eyecciones de Masa Coronal pueden bloquear el campo magnético de la Tierra. Con un campo magnético debilitado, esta protección es menos eficaz.

Otros expertos aseguran que existe una conexión entre los reversos de los polos y las extinciones de especies que han tenido lugar en la Tierra.

Pero, dejando de lado lo que podría suceder o no durante un reverso de los polos, lo cierto es que ya existe una afirmación científica de que nos encaminamos hacia un reverso de los polos, que – según los científicos - podría tener lugar en cualquier momento desde este preciso instante hasta dentro de 1.000 años. Y es cierto que científicamente se ha admitido que nuestro campo magnético se encuentra mucho más debilitado durante los últimos 160 años, y que nos encaminamos hacia un reverso polar importante que podría completarse en 1.000 y 10.000 años.

Ya es seguro. Tendrá lugar un reverso de los polos en algún momento.

13 de noviembre de 2015

El Norte será el Sur… Y el Sol saldrá en el oeste

Según han advertido los científicos, nos encaminamos hacia un evento extraordinario en el que podremos ver cómo nuestros compases y brújulas apuntarán hacia el SUR y el sol saldrá en el oeste.

Los investigadores creen que nos estamos dirigiendo hacia un reverso de los polos magnéticos de nuestro planeta, con cambios drásticos que harán que lo que conocemos hasta ahora cambie completamente.

Con un campo magnético debilitado o un reverso, las especies de animales que usan el magnetismo para su navegación, como las abejas, los salmones y las palomas, entre otros, podrían verse desorientados.

Los científicos creen que el campo magnético de la Tierra ha llevado a cabo un reverso de su polaridad en muchas ocasiones a través de milenios. En otras palabras, si hubiese estado vivo hace unos 800.000 años, y se encaminara hacia lo que llamamos el norte con nuestro compás magnético en la mano, la aguja estaría señalando el sur. Esto es debido a que el compás magnético se calibra en base a los polos de la Tierra. El Norte-Sur de un compás estaría 180 grados mal si se produjera un reverso de los polos hoy en día.

Los científicos admiten ahora que los reversos de los polos no son una excepción sino que son la norma.

Mientras que una hipótesis afirma que si se produce un reverso de los polos, nos quedaríamos temporalmente sin el escudo protector magnético de la Tierra que nos protege de los peligrosos rayos y explosiones solares, lo que podría causar una extinción planetaria, científicos afirman que no existen pruebas de que se haya producido una extinción total, y si bien ciertamente un campo magnético debilitado podría causar auroras en zonas más bajas, no tendría por qué ser letal, ya que nuestra atmósfera también nos protege.

Bibliografía:

Ciencia – NASA (página en inglés) http://science.msfc.nasa.gov/
Hesperia. NASA
“2012. Magnetic Pole Reversal Happens All the (Geologic) Time. NASA. http://www.nasa.gov/topics/earth/features/2012-poleReversal.html
“About Geomagnetic Reversal and poleshift”. http://thewatchers.adorraeli.com/2011/03/15/about-geomagnetic-reversal-and-poleshift/
“Pole Shift”. John Whote. 1980.
“Instability of the earth´s axis of rotation”. Nature. Vol. 175. T. Gold. 1955.
“The Earth´s Shifting Crust”. Charles Hapgood. 1958.