AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Fases del Reverso de los Polos

Muchos son los que pensaban que el fin del mundo tendría lugar el 21 de diciembre de 2012, sin embargo, ni era exactamente en esa fecha, ni tampoco es el fin del mundo lo que se avecina. Tampoco iba a tener lugar concretamente el 21 de diciembre de 2012. Y es que, acertar la fecha en la que tendrá lugar el reverso de los polos como consecuencia del sobrevuelo del Planeta X (Nibiru), es como acertar el número que saldrá premiado en la próxima lotería. Puede que sea antes y también puede que sea después. Lo único que parece claro es que efectivamente será un hecho, ya que todos los crecientes e inusuales fenómenos naturales que están teniendo lugar así lo indican.

 


Polo Norte: proyección de Azimuthal que muestra el océano Ártico y el Polo Norte. El mapa muestra también el paralelo norte 75 y el paralelo norte 60. Polo Sur: 1. Polo Sur Geográfico. 2. Polo Magnético Sur (2007). 3. Polo Geomagnético Sur (2005). 4. Polo Sur de Inaccesibilidad.

Si bien es cierto que a partir de la consecución del último trimestre magnético de 2012 las cosas han empezado a complicarse todavía más, ni siquiera los mayas pronosticaron una fecha exacta para el gran cambio planetario que se avecina.

Pero, no se alarmen. El sobrevuelo del planeta X, Nibiru, no significa que vaya a chocar con la Tierra. Este próximo reverso de los polos será uno bastante fuerte, pero Nibiru no va a chocar con nuestro planeta. Al menos no durante este sobrevuelo. De hecho, se trata solo de eso, de un sobrevuelo. No se aproximará a una distancia mayor de 14 millones de millas de la Tierra. Es su aproximación y fuerza magnética la que provocará un reverso de los polos. Suficiente para cambiar nuestro mundo tal y como es hoy en día. La Tierra hará un reverso de unos 180 grados, pero la corteza terrestre hará un giro de tan solo 90 grados. Habrá cambios importantes en la orografía del planeta. Una transformación que ya ha comenzado hace tiempo. Para algunas personas será como si fuera el fin del mundo, porque ya nada será como antes. Pero, no se puede decir que sea la destrucción total y definitiva de nuestro planeta. Se trata pues de un gran cambio. Prepararse, avanzar, y adaptarse a este cambio será la única forma válida para sobrevivir.

Son muchas las personas que se preguntan cuándo sucederá este acontecimiento, del que tantos hablan y del que tantos otros no quieren ni oír hablar, o ridiculizan para evitar enfrentarse a sus más profundos miedos. Sin embargo, solo hay que leer entre líneas para comprender que el proceso comenzó hace años y que estamos progresando hacia su fase final, hasta que acelere y se manifieste por completo.

Tras numerosos debates internos, y en respuesta a la petición de numerosos lectores, seguidores de nuestra web, en AlertaTierra decidimos publicar la información concerniente al sobrevuelo del Planeta X, NIbiru, y al reverso de los polos abriendo una sección explicando las zonas seguras y la preparación para este acontecimiento.

Nos hacemos eco de esta información, no necesariamente porque estemos de acuerdo con ello sino porque pensamos que debe existir un acceso libre a todo aquel que esté dispuesto a investigarlo y a sacar sus propias conclusiones.

Dicen que existen señales que indican que el proceso está avanzando y que solo hay que observarlas y actuar en consecuencia. Otros dicen que todos los fenómenos y eventos que suceden son debidos al cambio climático, al calentamiento global, a perforaciones de la Tierra, a movimientos cíclicos…Incluso dicen que las agencias gubernamentales están ocultando información acerca de fenómenos para evitar la toma de conciencia de la población, por ejemplo disminuyendo la magnitud de los terremotos que están teniendo lugar…Algunos en casi dos puntos por debajo de su magnitud real… Cualquier cosa antes que admitir la existencia del Planeta X o la posibilidad de que realmente vaya a suceder el reverso de los polos. Como siempre y en todos los temas, existen un sinfín de teorías para explicar los hechos. Pero, si lo analizamos detenidamente, ¿realmente le interesa a algún dirigente admitir que podría suceder algo así? ¿Cuáles serían las consecuencias a nivel global de una noticia semejante?

Es obvio que una noticia de este tipo podría provocar un colapso general en todo el mundo. Mientras que algunas personas dejarían de acudir a su puesto de trabajo, otras no pagarían sus deudas o robarían, querrían recuperar el dinero de sus cuentas bancarias… Podría reinar el caos, la anarquía, y en consecuencia, el gobierno tendría que poner en marcha la ley marcial para intentar mantener cierta seguridad.

Para quienes las señales indican el momento del proceso en el que nos encontramos, además de las zonas seguras y la forma de prepararse, también vamos a ir informando acerca de las fases que se prevé iremos experimentado antes de que se produzca el definitivo reverso de los polos. Conforme se vayan cumpliendo, y si así sucede, sabremos que realmente nos encontramos encaminados hacia ese gran cambio en nuestro planeta que tantos han pronosticado y del que tanto se ha hablado desde tiempos antiguos.  

El reverso de los polos

El reverso de los polos en realidad es un movimiento desde el interior de la Tierra, el núcleo, para alinearse con el cometa gigante en aproximación. El Planeta X, debido a su gran tamaño en comparación con nuestro planeta, domina el magnetismo, y es a este respecto que la gravedad produce el cambio de los polos. La corteza de la Tierra se resiste al alineamiento con el cometa gigante, viéndose atrapada en un mar de empujes magnéticos. En otras palabras, la corteza de la Tierra quiere continuar con el empuje magnético de siempre, mientras que el núcleo de la Tierra, se deja llevar por el magnetismo del Planeta X. Se acumula una gran tensión entre la corteza de la Tierra y su núcleo. Esta tensión se libera cuando el núcleo de la Tierra rompe con su corteza, y se desplaza. Sin embargo, el núcleo de la Tierra arrastra la corteza terrestre consigo.

Fases progresivas

Aumento de fenómenos meteorológicos y geológicos extremos.

El avistamiento de bolas de fuego y meteoritos irá en aumento. Al mismo tiempo, se registrarán fallos en los satélites, en la navegación por GPS, y en el funcionamiento de los canales de televisión por satélite. Algunos satélites caerán a la Tierra, otros dejarán de funcionar.

La cola del Planeta X barrerá la Tierra con un polvo rojo, así como con escombros de su cola.
 
En la fase en la que nos encontramos actualmente, Filipinas y Australia sufrirán inundaciones importantes, al igual que Sumatra y Java, que se hunden. De hecho, las costas de Java ya se están hundiendo.

Habrá muertes masivas inexplicables de animales: pájaros,  peces, etc.,  lo que demuestra el bamboleo de la tierra.

Poco después de los ajustes de Indonesia, el continente de América del Sur sufrirá terremotos de gran intensidad debido al movimiento de la placa de Nazca, la placa Americana y la placa del Caribe. Centro América vivirá la erupción de numerosos volcanes.

Mientras que la placa del Caribe se ve empujada hacia el oeste y hacia abajo, naturalmente afectará a los países de Centro América, incluyendo Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala; aunque México no se verá afectado por este movimiento de placas, excepto por las mareas en el golfo de México, causado por el tsunami que se desplazará hacia el norte.

El movimiento de la placa de África afectará a numerosos países como Italia, las islas Canarias, Egipto y Sudáfrica.

El terremoto de Nueva Madrid, en los Estados Unidos, seguirá a grandes terremotos en Japón, y seguirá ajustándose hasta el reverso de los polos, después de un gran seísmo que también hará que la Vía Marítima de San Lorenzo se parta. La falla de Nueva Madrid circula a lo largo del río Mississippi, desde Illinois hasta Arkansas. La costa oeste reaccionará al gran terremoto con una interrupción de los cables de comunicación, aunque no se prevé ninguna actividad volcánica en el este de los Estados Unidos.

Cuando América del Sur rule, prácticamente al ritmo de que se pliegue el Pacífico, se romperá la Cordillerala Cordillera del Atlántico en el lado sur. Esto permitirá que África se desplace libremente, rulando también, bajando el suelo del Mediterráneo por encima de Argelia. Lo que sostiene el continente de América del Norte ha disminuido, por lo tanto, cuando se complete el ajuste de Japón, habrá menos sostenimiento del continente norteamericano que antes, y Nueva Madrid cederá.

El ajuste de Nueva Madrid afectará a un área tan grande, en modo dominó, que no será un terremoto solo, sino una serie de ellos, separados por semanas y por meses. El ajuste primario tendrá lugar en días, las réplicas durante semanas, aunque meses más tarde, todavía habrá ajustes. Nueva Madrid se encuentra asociado con líneas de fallas que circulan hacia arriba, en dirección a los Grandes Lagos, Chicago se ajustará y se romperá. Ohio, se verá empujada en distintas zonas, y la zona al oeste del Mississippi, se hundirá en varias áreas. Existe una línea de falla conocida que circula desde el centro del golfo por toda la costa Este, por lo tanto afectando a ambas Carolinas y DC hasta Boston. Entonces, habrá una inclinación desde San Diego hasta Arizona, que romperá la gran presa de Colorado. Cuando tenga lugar esta inclinación, empujará a México hacia el oeste para mejorar el ajuste de la costa Oeste. Esto provocará un ajuste-deslizamiento de San Andreas y las líneas de fallas a lo largo de la costa.

Según informó el FEMA en septiembre de 2012 en el Senado de los Estados Unidos, FEMA cuenta con cinco grupos regionales planificando las respuestas a los posibles terremotos, pero un terremoto de gran intensidad a lo largo de la falla de Nueva Madrid podría desplazar a 7,2 millones de personas y derrumbar 15 puentes. La respuesta de los servicios de emergencias tendría que contar con 42.000 personas como respuesta primaria, desde los servicios de Bomberos hasta el Pentágono.

Cuando la tensión en el continente de América del Norte provoque una rotura importante de rocas, de forma que se produzcan los cambios antes mencionados, no sucederá de una sola de vez, sino de forma simultánea. Se producirán una serie de seísmos, con uno de gran intensidad en la zona de Nueva Madrid, que será calificado como de 9.0 grados en la escala de Richter, si bien será de una intensidad mayor. Este terremoto será el desencadenante de una serie de ajustes en otras zonas del planeta.

Sin embargo, todos estos fenómenos no se producirán de forma repentina, sin aviso previo. Se están registrando distintas series de seísmos en la región de Nueva Madrid y en el oeste de esta zona, y están aumentando. Socavones y deslizamientos de carreteras tienen lugar desde Pennsylvania pasando por Tennessee y en otras zonas. El centro de este arco está formado por el continente norteamericano, la zona de San Diego, y las zonas de minas en Utah.

Todo comenzará con una serie de seísmos de magnitud 4-5 a lo largo de la línea de fallas de Nueva Madrid, hasta los Grandes Lagos y el océano.

Desgraciadamente, en la actualidad hay 15 plantas nucleares en la zona de fallas de Nueva Madrid, tres reactores en Alabama, similares al diseño que tenía la planta nuclear donde se produjeron los graves problemas tras el terremoto en Japón.

El ajuste de la línea de fallas de Nuevo Madrid será mucho peor que el desastre que tuvo lugar en Nueva Orleans. Prepararse es esencial.

Horas después de este ajuste, la Cordillera del Atlántico Norte lanzará un tsunami hacia Europa, propiciado por la corriente del golfo. Alcanzará el Canal de Bristol, el mar Irlandés, y pasará por el Canal del Reino Unido hasta azotar la costa este del Reino Unido, devastando Dinamarca, Suecia y Francia (entre otros), aunque sin afectar a Islandia y el círculo Ártico.

El tsunami de Europa será el más grande, pero le seguirán otros más pequeños. Igualmente el ajuste de la falla de Nueva Madrid, implicará la ruptura de todo el continente de América del Norte desde el mar hasta México. Las zonas que se verán afectadas por este ajuste ya han estado experimentado movimientos sísmicos, deslizamientos extraños de carreteras, la formación repentina de socavones, la rotura de presas, así como eventos naturales inexplicados por las autoridades. Las réplicas continuarán hasta el momento mismo del reverso de los polos.

Tras este fenómeno, posiblemente se produzcan explosiones de campos petrolíferos en Iraq, las estaciones pasarán a ser una sola, las placas no cesarán de moverse y el Planeta X cada vez será más visible.


Fotografía de un relámpago durante una tormenta eléctrica. (Realizada por el NOAA, por cortesía del FEMA).

La Tierra interrumpirá su rotación durante unos días debido a que estará atrapada magnéticamente, provocando un Día/Noche extenso. Después se podrá observar una gran tormenta eléctrica en la atmósfera superior, vientos violentos, y tormentas de fuego. Conforme el núcleo de la Tierra intente alinearse magnéticamente con el cometa gigante, se producirá el reverso de los polos con un movimiento continental, formación de montañas, y la elevación y hundimiento de tierras. Las gigantescas mareas y la creciente agua, asaltará las costas y provocará una marea de inundaciones. Podría formarse un vórtice oceánico, mientras que el movimiento de las placas podría hundir el fondo marino del Atlántico, afectando a las costas que lo rodea.

Las últimas semanas antes del reverso

Las últimas semanas antes del reverso serán un indicio bastante evidente de lo que está sucediendo.

9 días de Bamboleo Extremo
4,5 días de inclinación estática hacia la Izquierda.
2,5 días de progresión hacia 3 días de Oscuridad.
3 días de Oscuridad.
6 días de Amanecer por el Oeste.
18 días de Rotación Ralentizada.
6 (5.9 días) de Interrupción de la Rotación.

Durante estas últimas semanas, Nibiru (el Planeta X) intentará desplazarse a la derecha, lo más lejos posible, con objeto de evitar la creciente cantidad de partículas. Mejorada su visibilidad, será común observar dos soles en el cielo. Este será el inicio del periodo en el que será visible en toda la Tierra.

Llegado este momento, la aproximación del Planeta X hará que el primer movimiento de la Tierra sea el de intentar evitar la inclinación de su polo norte lejos del Planeta X que se aproxima, hasta tal punto y de forma tan violenta, que se inclinará sobre su izquierda y después volverá hacia la derecha. Se trata de un bamboleo extremo de unos 4,5 días.  Entonces, tendrá lugar una progresión, en la que el polo norte de la Tierra es alejado del Sol y del Planeta X en aproximación, hasta el punto de que se produzcan tres días de oscuridad y seis días de amanecer en el oeste.

Entonces, empezará la ralentización de su rotación. Es cuando la Tierra es atraída hacia el Planeta X, de forma que éste aumenta de tamaño en el cielo y se observa como un monstruo. La ralentización provocará numerosos fenómenos naturales. Finalmente, la rotación se detiene.

¿Qué fenómeno pondrá en marcha el proceso de las últimas semanas?

Lo que inicia el proceso de las últimas semanas, con todos sus giros extremos, es el momento en el que se cruce el umbral. El calendario anteriormente descrito, en el que el Planeta X, la Tierra y los otros planetas se encuentran atrapados en la copa (el Gemelo Oscuro y Venus) rebotando alrededor, reaccionando al movimiento del otro, al amontonamiento de magnetones u otras partículas, alcanzará un momento explosivo. En este momento, el Planeta X se desplaza hacia la derecha, lo más lejos posible, para evitar la creciente aglomeración de partículas acumuladas, aunque todavía sobresaliente, de forma constante. Entonces, la visibilidad mejora, y los avistamientos del Segundo Sol son comunes. Este es inicio del periodo de las 7,3 semanas descritas antes, donde será inequívocamente visible para todos sobre la Tierra. Venus se escapa de la copa. La Hermana Oscura se escapa de la copa. Y el baile de muchos, se convierte en el agarre mortal del Planeta X en la Tierra. Ya no se trata de un problema de la oscilación de la Tierra o de la inclinación temporal hacia la izquierda hacia la oposición. Se trata de un retorcimiento, en comparación con las últimas semanas. Si los años y meses de la oscilación de la Tierra fueron como ponerse en postura de lucha, entonces las últimas semanas ya son el contacto completo, y ninguno puede dejar marchar al otro. En esta lucha, por supuesto, el Planeta X gana.

Cuando Venus y la Gemela Oscura escapan de la copa, la acumulación de partículas cesa de forma repentina, permitiendo al Planeta X venirse adelante hacia la Tierra. La primera evasión de la Tierra es la de inclinar su Polo Norte lejos del Planeta X en aproximación hasta tal grado, y de forma tan violenta, que se inclina totalmente hacia la izquierda y después REBOTA como reacción completamente hacia la derecha. Se trata de una oscilación severa, que dura 9 días. Finalmente, el rebote se verá reprimido, durante una inclinación hacia la izquierda de aproximadamente 4,5 días. Entonces, una progresión, en la que el Polo Norte de la Tierra se verá empujado para alejarse del Sol y el Planeta X en aproximación, hasta el punto en el que los 3 días de oscuridad serán inconfundibles. Esta progresión supondrá otros 2-3 días. Entonces tendrá lugar los 3 días de oscuridad y los 6 días en los que el amanecer tendrá lugar al oeste, lo que será el momento para los 3 días de oscuridad.

El Sol saldrá por el oeste como resultado del movimiento de 270º del Planeta X al cruzar la Eclíptica. El Planeta X intenta alinearse a lo largo de las líneas de flujo magnético justo debajo la Eclíptica hacia las líneas de flujo magnético justo encima de la Eclíptica, que se someten a distintas normas de alineamiento. Bajo la Eclíptica, las líneas de flujo devuelven partículas magnéticas al Sol, pero encima, representan una corriente externa, que no tolera un Polo Norte dirigida hacia ello. El Planeta X debe rodar, y lo hace de forma lateral, subiendo su Polo Norte para alinearse lado a lado con el Sol al final de su giro de 270º. La Tierra, apenas un observador pasivo, participa cuando se encuentra partículas magnéticas dirigidas hacia ella. Esto conlleva el periodo de oscuridad en el hemisferio norte. Como la Tierra seguirá rodando, en sincronía con el Planeta X, manteniendo su Polo Norte alejado, la Tierra estará boca abajo. En este momento, su corteza y núcleo estarán unidos, y la rotación de la Tierra sigue la rotación del Sol, como siempre, en su dirección, por lo tanto, amanecerá en el oeste.

Entonces, la Tierra se endereza, lado a lado con el Planeta X, y comienza a ralentizar su rotación. Es durante este tiempo que la Tierra se verá atraída hacia el Planeta X, de forma que el Planeta X aumentará visiblemente de tamaño en el cielo. La ralentización de la rotación no es un fenómeno lineal, pero exponencial, conforme la Tierra se encuentre más cerca del Planeta X. Todo ello provocará terremotos y accidentes en las zonas de fallas.

Los equipos de coordinación de emergencia y servicios gubernamentales, en esta fase, estarán exhaustos. Circular y viajar se habrá convertido en algo prácticamente imposible.

Destacar que los 3 días de oscuridad solamente tendrán lugar en el Hemisferio Norte. El Hemisferio Sur experimentará 3 días de luz. Es decir, no habrá atardecer ni noche.

Desde los últimos días del amanecer en el oeste hasta el primer día en que se detenga la rotación pasará un periodo de tiempo impreciso que pueden ser semanas. Después de un bamboleo severo, con su Polo Norte en 3 días de oscuridad, y después de que la Tierra parece haber estado boca abajo durante 6 días antes de corregir su postura y enderezarse, las zonas costeras serán inseguras con mareas gigantes.

Después de días amaneciendo en el oeste, este movimiento de la Tierra continua hasta que la Tierra vuelve a alinearse lado a lado con el Sol y el Planeta X, en una posición confortable para los magnetos, forzados a estar cerca los unos de los otros. Es en esta posición en la que la presión sobre la Cordillera Atlántica empezará a ralentizar la rotación de la Tierra, ya que ahora la fuerza del Planeta X y el Sol se han unido como si fueran un solo magneto, pero el Planeta X está más cerca e insiste en mantener la altamente magnetizada Cordillera Atlántica en línea.

Otro dato a destacar para tener una idea de cuándo sucederá es que, aunque no podamos determinar cuándo tendrá lugar exactamente el reverso de los polos, o las últimas semanas anteriores al mismo, parece que las últimas semanas durarán aproximadamente 7 semanas y que se producirán dentro de un trimestre magnético. Por lo tanto, si empiezan las señales, solo hay que hacer la cuenta, y si sucede al final de un trimestre, entonces sabemos que no nos cogerá por sorpresa.

Durante estas 7 semanas antes del reverso de los polos, otra clave es que el Planeta X será inequívocamente visible en los cielos.

Los trimestres magnéticos terminan en abril, agosto y diciembre.

¿Cuándo tendrá lugar el próximo reverso de los polos?

No se puede determinar la fecha exacta del próximo reverso de los polos, pero sí podemos decir que todo parece indicar que la Tierra ya se está encaminando hacia este proceso, que podría tener lugar antes de lo esperado por muchos.

Las semanas anteriores y la hora del reverso de los polos será reconocida por todos por los terremotos de magnitud 9, por los vientos huracanados, porque todas las zonas costeras sufrirán un impresionante aumento de la marea… Las últimas semanas conformarán un periodo de 4 meses, un trimestre magnético. Lo que suceda antes de este trimestre serán muchos incidentes, que tendrán lugar a lo largo de un extenso periodo de tiempo.

El reverso de los polos tendrá lugar al final del trimestre magnético. Por lo tanto, puede que a finales del mes de abril, finales de agosto o de diciembre.


Sin embargo, aunque se desconoce la fecha exacta del reverso de los polos, lo recomendable es prepararse de antemano y no esperar a ver las claves que indiquen que han llegado los últimos meses o semanas.

Prepararse para sobrevivir. Sobrevivir y cuidar de los demás es lo único que debería prevalecer.  

¿Qué importa cuándo será? Podría ser en cualquier momento. Esté atento a las señales. Prepárese todo cuanto pueda, ahora.

El reverso

Si bien los cambios planetarios han comenzado desde que el Planeta X entró en nuestro sistema solar, el reverso de los polos será un fenómeno repentino, que tendrá lugar en lo que pueden parecer minutos para quienes lo sufran, pero que será aproximadamente una hora. Habrá diferentes etapas. En primer lugar, habrá vibraciones, conforme la corteza se separa en distintas zonas del núcleo. Después habrá un deslizamiento, cuando la corteza se desprenda, a lo largo de minutos, a una nueva ubicación, junto con el núcleo. Durante el deslizamiento, habrá mareas elevadas en todas las líneas costeras, ya que el agua se podrá mover de forma independiente.

El océano Pacífico se estrechará y el Atlántico se ampliará. Las placas de subducción producirán una gran subducción. Se formarán montañas de forma repentina, en primer lugar donde ya existe una formación montañas. Todo ello, en el transcurso de una hora, aunque en algunas zonas será cuestión de minutos. Las plantas sobrevivirán, los animales y el hombre sobrevivirán, porque se moverán con las placas en movimiento y no sufrirán, salvo un fuerte choque cuando las placas detengan su movimiento. Será como vivir un terremoto de 9 en la escala de Richter.

Todo estará en movimiento y cuando se detenga, no será como un coche que choca contra una pared estando en movimiento, sino como un vehículo golpeando una barrera de arena llena de barriles de plástico.

En este momento, la fuerza del campo magnético del Planeta X será tal que su Polo Norte estará en ángulo con el Polo Norte de la Tierra. La fuerza y altura de las olas y la inundación tierra adentro se verán afectadas. La fuerza y calor del movimiento de la tierra podría derretir el suelo. También se producirán vientos cambiantes huracanados.

La rotación de la Tierra se reanudará unos días después del reverso, pero el reverso de los polos creará nuevos polos y un ecuador nuevo. Una geografía nueva, cambios climáticos, un nuevo clima, menos desiertos. Más tarde habrá inundaciones por parte de los océanos, debido al deshielo de las capas de hielo y a la elevación de los mares. Y la Tierra renacerá. Crecerán nuevas semillas, la vida retornará, aunque algunas especies estarán en peligro de extinción. El nuevo oxígeno del océano creará una vida nueva en los océanos y en los lagos.

La Tierra tardará varias décadas en volver a la normalidad y estabilizarse.