AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Objetos próximos a la Tierra

Este cráter, formado por el impacto de un meteorito en el estado de Arizona, fue el primer cráter que se identificó como el cráter de un impacto. Se calcula que se formó hace unos 20.000 - 50.000 años, cuando un pequeño asteroide impactó en la superficie de la Tierra. Se trata del cráter que mejor se conserva en nuestro planeta y mide 1,2 kilómetros de diámetro. Durante años, los científicos habían negado la posibilidad de que hubiese cráteres en la Tierra como consecuencia de impactos de meteoritos. (Crédito: NASA).

Los Objetos Próximos o Cercanos a la Tierra, conocidos por su acrónimo en inglés NEO (Near Earth Object), son cometas y asteroides que se han visto sumidos en la atracción gravitacional de planetas cercanos, o del Sol, que les permite entrar en la cercanía de la órbita de la Tierra. Compuestos principalmente de hielo y partículas de polvo incrustadas, son cometas formados originalmente en la zona fría exterior del Sistema Solar, mientras que la mayoría de los asteroides, suelen ser rocosos y se han formado  en la zona interior caliente del Sistema Solar, entre las órbitas de Marte y Júpiter.

El interés científico en los cometas y asteroides ha ido aumentado a lo largo del tiempo, hasta el punto de que hoy en día se llega a invertir una gran cantidad de dinero del presupuesto gubernamental para observar con detenimiento la aproximación de objetos a nuestro planeta, ante el riesgo que supone el impacto de un asteroide, meteorito o planeta. La NASA mantiene una relación continuamente actualizada de las amenazas de los NEOs más importantes en los próximos 100 años. Y, aunque algunos probablemente desaparezcan de la lista, muchos seguirán siendo un peligro que vigilar. No hay que olvidar que, todo parece indicar que, de la colisión de la Tierra con otro planeta desconocido se formó nuestro satélite; la Luna. Y el proceso de formación del sistema solar, con planetas como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, ha llegado a ser lo que es, por el impacto y la aglomeración de partes y piezas de planetas, meteoritos y asteroides.

¿Cuándo se clasifica un objeto como NEO?

Cuando un asteroide es clasificado NEO, significa que este objeto tiene una órbita próxima a la Tierra.

Clasificación de los Objetos Cercanos a la Tierra

Los Objetos Cercanos a la Tierra se clasifican en meteoroides, asteroides o cometas, dependiendo de su tamaño y composición. Los asteroides también pueden formar parte de una familia de asteroides, y los cometas crear un flujo de meteoroides que pueden formar una lluvia de meteoritos.

En términos de elementos orbitales, los NEOs son asteroides y cometas con una distancia de perihelio q de menos de 1,3 UA. Los Cometas cercanos a la Tierra, NEO, además, se encuentran restringidos a incluir sólo los cometas de periodo corto, es decir, cuyo periodo orbital P es menor de 200 años. La mayoría de los NEOs son asteroides, conocidos como los Asteroides Cercanos a la Tierra. Estos se dividen en grupos (Aten, Apollo y Amor), en base a su distancia del perihelio (q), distancia afelio (Q) y sus ejes semi-grandes (a).

A febrero de 2014, se habían descubierto un total de 10.713 NEOs. 94 cometas cercanos a la Tierra y 10.619 asteroides cercanos a la Tierra. De ellos, 815 son Asteroides Aten, 4.016 son Asteroides Amor y 5.775 son asteroides Apolo. En la actualidad, la media es de al menos 1 kilómetro de tamaño.

A mayo de 2015, la NASA mantenía 569 NEAs en su listado de riesgo de impacto. Un número importante de estos NEAs eran equivalentes o más pequeños que 50 metros en diámetro.

Meteoroides próximos a la Tierra. Son objetos con un diámetro menor de 50 metros.

Asteroides cercanos a la Tierra. Llamados NEA, por sus siglas de su nombre en inglés (Near Earth Asteroid). Son la gran mayoría de los NEO y se clasifican en tres grupos, según su radio orbital medio, perihelio y afelio. Se trata de objetos que se encuentran en una órbita cercana a la Tierra sin la cola de un cometa.

En febrero de 2015, se conocían 12.113 asteroides cercanos a la Tierra, con tamaños que oscilaban entre 1 metro y 32 kilómetros. Los superiores a un kilómetro de diámetro serían unos 981, de los cuales se han descubierto más del 90%.

Los NEAs sobreviven en sus órbitas unos millones de años y después suelen ser eliminados por perturbaciones planetarias, causando su salida de nuestro Sistema Solar o su colisión con el Sol, o con un planeta.

Los NEAs se clasifican en:

Asteroides Atiras o Apohele (Atón), con órbitas estrictamente dentro de la órbita de la Tierra.

Asteroides Atenas que tienen un eje semi-mayor de menos de 1UA y cruzan la órbita de la Tierra. Matemáticamente: a<1.0 UA y Q > 0.983 UA.

Los Apolo tienen un eje semi-mayor de más de 1 UA y cruzan la órbita de la Tierra. Matemáticamente: a > 1.0 UA y Q <1.017 UA.

Los Amor tienen órbitas estrictamente fuera de la órbita de la Tierra. La distancia del perihelio (q) de un asteroide Amor es mayor que la distancia del afelio de la Tierra (1.017 UA). También son objetos próximos a la Tierra por lo que q <1.3 UA.

Cometas próximos a la Tierra. Se conocen como NEC por sus siglas en inglés (Near Earth Comets), e incluyen solo los cometas de periodo orbital corto, inferior a 200 años.

Un pequeño número de NEOs son cometas extintos que han perdido su superficie volátil. El resto de asteroides cercanos a la Tierra son empujados fuera del cinturón de asteroides por interacciones gravitacionales con Júpiter.

A febrero de 2015 se habían detectado 96 cometas próximos a la Tierra. Aunque en la historia de la Tierra no se ha confirmado el impacto de un cometa de forma concluyente, el evento que tuvo lugar en Tunguska, podría haber sido causado por un fragmento del Cometa Encke.

Estos objetos próximos a la Tierra probablemente procedían del cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno.

Diferencias entre Asteroide, Cometa, Meteoroide, Meteoro y Meteorito

En el espacio, un objeto rocoso grande en órbita alrededor del Sol se conoce como un asteroide o planeta menor, mientras que partículas mucho más pequeñas en órbita alrededor del Sol son conocidas como meteoroides.

Una vez que un meteoroide entra en la atmósfera de la Tierra y se evapora, se convierte en un meteorito. Si un asteroide pequeño o meteoroide grande sobrevive la entrada a la Tierra al cruzar la atmósfera terrestre y cae sobre la superficie de la Tierra, entonces se conoce como meteorito.

Los escombros de un cometa son la fuente de la mayoría de las pequeñas partículas meteoroides.

El impacto entre asteroides en el espacio crea fragmentos pequeños de asteroides y estos fragmentos son la fuente de la mayoría de los meteoritos que han caído sobre la superficie de la Tierra.

Por lo tanto, un asteroide es un objeto pequeño, inactivo y rocoso que orbita al Sol.
Un cometa es un objeto más bien pequeño, en ocasiones activo, cuyos hielos pueden evaporarse bajo la luz solar formando una atmósfera de polvo y gas, y – en ocasiones – una cola de polvo y/o gas. Un meteoroide es una pequeña partícula de un cometa o asteroide que orbita al Sol. Un meteoro es un fenómeno de luz que resulta de la entrada de un meteoroide en la atmósfera de la Tierra y que se evapora. Finalmente, un meteorito es un meteoroide que sobrvive la entrada a la atmósfera de la Tierra y que termina sobre la superficie de la Tierra.

Los Asteroides Potencialmente Peligrosos (PHAs)

En la actualidad, se definen los Asteroides Potencialmente Peligrosos o PHAs, en base a los parámetros que miden el potencial del asteroide para hacer una aproximación cercana amenazante para nuestro planeta. Concretamente, todos los asteroides con una Distancia de Intersección Orbital Mínima  a la Tierra (MOID) de 0,05 UA o menos y una magnitud absoluta (H) de 22,0 o menos, son considerados PHAs.

En otras palabras, los asteroides que no se acerquen a menos de 0,05 UA, o que sean más pequeños de 150 metros de diámetro, no son considerados como PHAs.

Se conocen actualmente 1.579 asteroides Potencialmente Peligrosos. Sin embargo, este riesgo no significa que vayan a chocar con la Tierra. Solo quiere decir que existe una posibilidad de esta amenaza.

Haciendo un seguimiento de estos PHAs y actualizando sus órbitas conforme se van observando, se pueden predecir mejor las estadísticas de aproximación cercana y su amenaza de chocar con la Tierra.

Ritmo de impacto

Diariamente, aproximadamente cien toneladas de materiales interplanetarios caen en la superficie de la Tierra. La mayoría de las partículas interplanetarias más pequeñas que llegan a la superficie de la Tierra son partículas de polvo ínfimas liberadas por cometas. La gran mayoría del material interplanetario más grande que llega a la superficie de la Tierra se origina por la colisión de fragmentos de asteroides que han chocado hace eones.

Los asteroides rocosos con un diámetro de 4 metros suelen impactar en la Tierra aproximadamente una vez al año. Los asteroides con un diámetro aproximado de 7 metros entran en la atmósfera de la Tierra con tanta energía como una bomba atómica de unos 15 TNT, aproximadamente cada cinco años. Suelen explotar en la atmósfera superior, y la mayoría de los sólidos se evaporan.

Cada 2.000-3.000 años, hay objetos que producen explosiones de 10 megatones, en comparación con la observada en Tunguska en el año 1908.

Teniendo en cuenta esta cifras y que el riesgo continuará durante los próximos billones de años, se calcula que habrá unos 2.000 objetos de un diámetro superior al kilómetro que podrían impactar en la Tierra. No obstante, la mayoría de estos objetos todavía no se consideran como objetos potencialmente peligrosos ya que en la actualidad están en órbita entre Marte y Júpiter. No obstante, podrían cambiar su órbita en cualquier momento y convertirse en NEOs.

Con un intervalo medio de unos 10.000 años, los asteroides rocosos o de hierro, mayores de unos 100 metros, podrían alcanzar la superficie de la Tierra y causar desastres a nivel local o producir olas grandes que inundarían las zonas costeras bajas.

A una media de cada cientos de miles de años, los asteroides mayores de un kilómetro podrían causar desastres globales. En este caso, los escombros del impacto se extenderían por la atmósfera de la Tierra. Como consecuencia de ello, habría una lluvia ácida, que bloquearía parcialmente la luz solar.

Debido a que las trayectorias orbitales en ocasiones cruzan la de la Tierra, en el pasado han tenido lugar impactos de objetos cercanos a la Tierra. Por lo tanto, es necesario permanecer alerta ante la posibilidad de aproximaciones futuras a la Tierra. Es por ello que las autoridades han decidido invertir en estudiar las características, composición y estructuras de los objetos que se aproximan a nuestro planeta.

Los esfuerzos por encontrar estos objetos cercanos a la Tierra son cada vez mayores.

Posiblemente el mayor impacto de un asteroide en la historia de la Tierra

Un asteroide enorme impactó contra la Tierra hace 65 millones de años creando un cráter de 300 kilómetros de ancho, el cráter Chicxulub, en la península de Yucatán.

Se cree que su impacto contribuyó a la extinción del 75% de la vida animal terrestre y marítima en la Tierra en aquél entonces, incluyendo los dinosaurios.

Amenaza de impacto

Aunque se han producido algunas alarmas falsas, parece ser que varios objetos se encuentran clasificados como una amenaza para la Tierra.

(89959) 2002 NT fue el primer asteroide con una clasificación positiva en la Escala Palermo de Amenaza Técnica de Impacto, siendo la probabilidad de una entre un millón de que la fecha de impacto sea el 1 de febrero de 2019. Por otra parte, se ha calculado que 2002NT pasará de forma segura a una distancia de 0,4078 UA de la Tierra el 13 de enero de 2019.

El Asteroide (29075) 1950 DA se perdió en el espacio tras ser descubierto en 1950. Su observación de tan solo 17 días resultó insuficiente para calcular su órbita, por lo que cuando fue re-descubierto el 31 de diciembre de 2000, los datos recabados fueron mucho más útiles. Al parecer, presenta un diámetro de aproximadamente un kilómetro y la probabilidad de que choque con la Tierra el 16 de marzo de 2880 es de 1 entre 300. Lo que supone un 50% más de probabilidades de impacto de cualquier objeto grande hasta el año 2880.


Bibliografía:

NOAA. Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio.
Space.com
NASA. Administración Nacional Especial y de Aeronáutica.
JPL de la NASA